Gerardo Vera

 

Gerardo Vera
Hombre de teatro

Gerardo Vera se despide esta temporada de la dirección del Centro Dramático Nacional. Culminan ocho intensos años que han convertido al buque insignia de la dramaturgia española en un éxito de público y ejemplo de coherencia.

Teatro de ideas, clásicos imbatibles y las mejores voces de la escena contemporánea jalonan una programación modélica con la que Vera (Miraflores de la Sierra, Madrid, 1947) se despide por la puerta grande. A continuación, las claves de la temporada comentadas por él mismo.

POLÍTICA. El CDN dispara esta temporada al corazón de una actualidad política especialmente convulsa. El terrorismo, el cambio climático, la crisis de las instituciones democráticas y la explotación salvaje salen a escena en obras como Product, Más menos cero, Pendiente de votación, de Roger Bernat (ver página 62), o Quit, de Peter Handke. "La inclusión de estos temas no ha sido premeditada pero tampoco casual. Responden a fenómenos actuales que me inquietan como ciudadano. Está triunfando la derecha y ha surgido el movimiento del 15M, que yo me resisto a sobrevalorar, pero que, desde luego, representa un cambio".

JUEGO DE DAMAS. Vera se despide de la casa dirigiendo Agosto (Condado de Osage) y La loba, dos grandes títulos norteamericanos protagonizados por dos actrices muy especiales para él. "Agosto es un texto deslumbrante que resulta de meter en una coctelera a Eugene O'Neill, Tennessee Williams y Arthur Miller. La había hecho ya Sergi Belbel en Barcelona y decidí traerla a Madrid con la condición de tener a Amparo Baró en el reparto. Ella ya me había dicho que no en otras ocasiones, pero esta vez se entusiasmó por el proyecto. La loba es un regalo que me ha hecho Nuria Espert, un proyecto suyo que me ha pedido que dirija. Va a ser un encuentro glorioso que nos merecemos los dos. La obra de Lillian Hellman no ha envejecido nada, es quizá la obra más moderna que vamos a representar esta temporada. Su autora creó un prodigio de construcción teatral que condena el gran capitalismo, un sistema ideológico que debe desaparecer porque saca lo más perverso de la condición humana".

VALLE-INCLÁN. En enero llega al María Guerrero el gran clásico del dramaturgo, Luces de bohemia, última etapa de un viaje que Gerardo Vera inició inaugurando un teatro dedicado al inventor del esperpento y dirigiendo Divinas Palabras. "Valle es el factor unificador de la programación por su mirada al hombre y por su investigación del  lenguaje teatral. Quería una mirada nueva sobre Luces de bohemia y he querido que sea la de Lluís Homar. Me quedo con las ganas de haber hecho las Comedias Bárbaras y de haber integrado el Teatro Valle-Inclán en el barrio de Lavapiés. Había un proyecto con Fernando León y Álex Ollé que en algún momento habría que recuperar para conectar de verdad el espacio con su entorno".

RELEVO GENERACIONAL. En abril, La piel en llamas nos dará a conocer al joven autor Guillem Clua, penúltima revelación de una nueva cantera de dramaturgos a quienes el CDN ha brindado en los últimos años un apoyo imprescindible. Vera se muestra orgulloso del espacio que la institución ha brindado a nombres como Juan Mayorga, Ernesto Caballero, Lluïsa Cunillé, Rodrigo García o Ignacio García May. "Un comité de lectura muy riguroso ha dado salida a nuestros mejores autores jóvenes contemporáneos, es decir a aquellos con una propuesta capaz de conectar con un público suficiente. En ese sentido creo que esta institución debe actuar con un criterio razonablemente nacionalista, no corto de miras sino integrado en un discurso de identidad europea".

EUROPA. El ciclo de autores extranjeros "Una mirada al mundo" queda como una de las grandes aportaciones del mandato de Vera: "Expresa una vocación europeísta y responde al deseo de encontrar fuera espectáculos genuinos que conectaran con nuestra programación. El principal logro del ciclo ha sido hacer partícipes a los directores invitados de la aventura teatral de cada temporada. Guardo un recuerdo deslumbrante de Extinción de Thomas Bernhard, dirigida por Krystian Lupa en el Valle-Inclán. En esta última temporada rematamos el ciclo de forma inmejorable con La costa de la utopía, la trilogía de Tom Stoppard".

HOMENAJE. La memoria de Adolfo Marsillach irrumpe en marzo con una obra inédita del primer director del CDN, Extraño anuncio, dirigida por su viuda, Mercedes Lezcano. Vera culmina así un reconocimiento constante a sus predecesores. "Pertenezco a una generación de grandes del teatro y he tenido muy presente la impronta que han dejado en esta casa nombres como José Luis Alonso, José Luis Gómez, Núria Espert y Lluís Pasqual. Estando aquí te das cuenta de lo difícil que cada uno de ellos lo tuvo en su momento. Yo lo explico diciendo que entré aquí como un artista y salgo como un hombre de teatro. He cerrado esta etapa de mi vida y me voy con la conciencia tranquila y con proyectos en mente para reinventarme. No me aburgueso fácilmente y quiero ponerme a prueba de nuevo".

Texto: Emilio Calzada. Foto: El Proceso (perteneciente al ciclo Una mirada al mundo) © Arno Declair.

La Loba, de Lillian Hellmanm, dirigida por Gerardo Vera, con Núria Espert, estará del 20 de abril al 10 de junio de 2012 en el Teatro María Guerrero.

Agosto (Condado de Osage), de Tracy Letts. Con Amparo Baró, Carmen Machi, Irene Escolar... Dir. Gerardo Vera estará del 11 de  noviembre al 23 de diciembre en el Teatro Valle Inclán.

 

Gerardo Vera: Hombre de teatro