Simon Frankart el artista francés que, en 2014, lanzó en Instagram su proyecto de dibujo personal llamado "Petites Luxures".

Nike Sportswear presenta la nueva colección Space Hippie, cuatro nuevos modelos de calzado exploratorio construidos con “basura especial”.

 

SkullCandy acaba de anunciar el lanzamiento de cuatro nuevos modelos: Push Ultra, Indy Evo, Indy Fuel y Sesh Evo.

Amasa lanza una propuesta de brunch que combina productos dulces y salados que se puede personalizar y enviar a toda España.

El Cannabis ha llegado al léxico de las rutinas cosméticas para quedarse. Está claro que la gran riqueza biológica de esta planta genera distintos activos para tratar nuestra piel.

Hay tardes que no serían lo mismo sin ellos, ni aperitivos, ni algunos libros, ni muchas películas… Y lo que seguro que no sería lo mismo sin ellos es el 13 de mayo.

<
>

Cecilia Bustos

Diseño gráfico
Lo tuyo es puro cartel

En las Artes Escénicas la gráfica bien entendida escasea. Aparenta estar reservada a las elites institucionales y, por ello, algunos de los más importantes teatros públicos españoles colaboran con la crema del diseño gráfico español.

El Teatro Real no pestañea si tiene que hacerle su encargo gráfico de temporada a un artista reconocido como Eduardo Arroyo (Madrid, 1937). Hay excusa, porque Arroyo mantiene una larga relación con la ópera y el teatro como escenógrafo. Las ilustraciones del artista han aportado cierta modernidad, un cariz artístico superior y dan esplendor. Años atrás, el diseñador y tipógrafo Oscar Mariné (Madrid, 1951) también había referido lo pictórico en dos de sus mas acertadas propuestas para el teatro. Nuestro flamante y merecido Premio Nacional de Diseño 2010 mantuvo las claves de su obra- personal, racial y cosmopolita- y en 2006 alegró la cartelera madrileña con dos sencillos, poderosos y mellizos ejercicios de pincelada y mancha: en el Teatro de la Zarzuela, donde además del cartel diseñó la escenografía de Eva Yerbabuena y en el Teatro Maravillas, donde Lluis Pasqual y Rosa Mª Sardá repitieron el éxito que en Barcelona ya había cosechado Wit, de Margaret Edson.

Ese mismo año, Isidro Ferrer (Madrid, 1963) consiguió poner patas arriba la identidad visual del Centro Dramático Nacional con una propuesta ambiciosa, indisoluble de su trayectoria y estilo, pero que ha incorporado felices colaboraciones: “Nicolás Sánchez trabajó en la parte inicial, proponiendo, construyendo imágenes, un compañero de viaje, fue muy divertido. Pero acabé agotadísimo al cabo de dos años y quería dejarlo. Gerardo Vera, director del CDN, me pidió una solución intermedia.” Así pues, Sean Mckaoui y Peret se añadieron sucesivamente al proyecto “Sean se encargó de la parte ilustrativa y yo de lo demás. Colaboramos de forma muy estrecha pero, por el tipo de collage que hizo, todo se había dulcificado. En la cuarta temporada los carteles son míos y recuperé una línea más dura, más rotunda. El año siguiente Peret trabajó solo: mantiene el negro y rojo, algunos otros valores marcados pero desarrollando su línea gráfica, sus tipografías…”. El proyecto ha llegado a su sexta y última temporada “Gerardo Vera se va, habrá cambios en el CDN y ya veremos…” dice Ferrer, que este año trabaja de nuevo en solitario y apretando la tuerca un poquito mas. “La mascara no es solo el artilugio sobre la cara. Es la representación. Tienes que ser otro a partir de tu disfraz, el juego de las múltiples personalidades.”

El año anterior a su colaboración con el CDN, Peret (Barcelona, 1945) había ejercitado su capacidad para la metáfora gráfica facturando los carteles de la temporada del Teatro del Liceo de Barcelona.. “Los productores deberían recordar, entre otras cosas, que el público que asiste al teatro tiene un cierto nivel cultural y que el aserto de que una imagen vale más que mil palabras sólo es cierto que si esas mil palabras, están implícitas en la imagen.” Por supuesto, este premio Nacional de Diseño (1998) ya tiene bien ejercitada sus dotes para la alquimia visual, pero en la serie de carteles de la temporada 2009/10 del Liceo añadía la seducción que los retratos y las anatomías humanas de las fotografías de María Espeu aportan a su elegante mise en papier.

Mientras tanto en el teatro comercial seguiremos esperando el despertar del diseño gráfico. Ese que, de vez en cuando, nos alumbra gracias a ilustradores o diseñadores emergentes asociados a iniciativas teatrales independientes. Como ejemplo, un par de joyas del cartelismo que firmó hace algunos años Ivan Solbes (Madrid, 1970). Workplay, escrita y dirigida por Andrew Losowsky: “El autor era vecino mío en Lavapiés y andaba buscando a quien le hiciera el cartel, y yo alguien que me pidiera uno, así que fue amor a primera vista”. El dramaturgo José Cabanach también contó con Solbes en aquella época. “Me leí Madrugada de Cobardes, fui al teatro y a ver los decorados en construcción, hablé mucho con ellos e hice muchos bocetos. E intenté buscar trabajos similares. No suelen pagar mucho o no pueden pagar, pero es muy gratificante”.

El diseñador de prensa Diego Areso (Miranda de Ebro, 1974) también mantiene una bonita relación con algunas compañías: “No hay presupuesto para encargar ilustraciones o para grandes producciones fotográficas. Me gusta recurrir a imágenes de archivo, combinarlas o darles una segunda lectura.” Teatro de Fondo, Teatro Ensalle o La Luciérnaga han contado con él para sus afiches. “Intento traducir su propuesta dramática a una idea gráfica. A veces viene de la propia compañía. Y si mi primera ocurrencia no cuadra, me adapto. Es doloroso, pero el cartel tiene que adaptarse al montaje.”

Texto: Christian Osuna. Cartel ilustrado por: (arriba) Cecilia Bustos, (sumario) Eduardo Arroyo.

Diseño gráfico: Lo tuyo es puro cartel