ENRIQUE DANS

Experto en nuevas tecnologías y colaborador habitual en numerosos periódicos y revistas, este Licenciado en Biológicas dio el salto al mundo de las nuevas tecnologías a través de su doctorado en gestión de procesos de negocio especializado en Sistemas de Información por la Universidad de California y su Master en Administración de Negocios por IE Business School, en donde es Profesor de Sistemas de Información desde 1990. 

¿Cómo nos han cambiado la vida los dispositivos móviles?
Vivimos en lo que podemos llamar la era “Post PC”. Antes, la misión fundamental de los PC era producir; ahora es comunicarnos. Y en ventas y comodidad han pasado a superarlos no solo los tablets sino también los smartphones, que, en realidad, tienen de “phone” solo el nombre, porque eso que llamamos “teléfono” lo usamos más tiempo en la mano que en la oreja. En realidad, los smartphones son ordenadores ligeros, que podemos transportar cómodamente, que arrancan muy rápido, que no nos vienen con monsergas de antivirus y firewalls, que tienen un uso intutivo…

¿Qué móvil usas?
Depende, lo cambio cada día porque me los mandan las empresas para probarlos. Hoy llevo Acer Liquid Z3.

¿Con qué medios de comunicación te informas de tecnología?
Consulto Ars Technica, Bussiness Week o la sección de tecnología de The Guardian. Españoles, muy pocos, porque en general no hay ninguno que me guste, no me parecen buenos, y suelen ofrecer información muy desactualizada.

¿Qué gadgets usas?
Llevo siempre un auricular para tener manos libres y una pulsera Fitbit.

¿Sufres nomofobia?
Un poco sí, me temo, como un alto porcentaje de la población…

¿Nuestro smartphone se está convirtiendo en nuestra identidad?
Se puede convertir en el gestor completo de nuestra identidad. Siempre lo llevamos encima, pronto será lo único que necesites para identificarte, para pagar, para gestionarte la agenda… Hay aplicaciones para controlarte el periodo menstrual…

¿Ha sabido aprovecharse en el sector empresarial las posibilidades del smartphone?
Ni muchísimo menos. En las empresas se creen que para lo que sirve un móvil es para poder tener a un empleado disponible las 24 horas. Y no.

¿Y en la educación?
Me detalla mi Departamento de Seguimiento de Tendencias en Adolescentes (traducción: me cuenta mi hija :-) que cada vez hay más smartphones en los institutos, sobre todo a raíz de que salió la BlackBerry Curve 8520, que fue el primer terminal que se pudo permitir este sector de público,  la cosa ha ido “in crescendo” porque los dispositivos móviles están sometidos a un continuo descenso de precios. Sin embargo, el sector educativo, por pereza, falta de ambición, miedo a lo desconocido o incluso desprecio a lo tecnológico, tanto por parte de los profesores como de los legisladores, no se abre a las posibilidades que ofrecen metodologías abiertas, blogs de alumno o experiencias como “flipped classroom” o “ThinkBit”, y a olvidar el libro de papel en pos de dispositivos que permitan incorporar links y ampliar la información.  No es necesario convertir a los estudiantes en programadores, pero sí introducir las ciencias de la computación como fuente de aprendizaje de reglas fundamentales para vivir rodeados de objetos programables.

¿Existen realmente los llamados “nativos digitales”?
No, es una falacia de primer nivel. Tal vez los jóvenes tengan más facilidad que sus mayores para usar la tecnología, por haberla visto siempre en su entorno. Pero, salvo unas pocas herramientas de uso cotidiano o para hacer “bullying”, no se molestan en investigar sobre posibilidades ni avances tecnológicos. E incluso corren el riesgo de perder el sentido común, de dejarse dominar por las máquinas.

Por Paloma F. Fidalgo

__________________________________________

Gurús de la Sociedad Aumentada
Lee aquí la entrevista con Javier Celaya
Lee aquí la entrevista con Dolors Reig

Gurús de la Sociedad Aumentada (II):Enrique Dans