Advertisement

Un joven chapero que basa sus días en conseguir algo de dinero vendiendo su cuerpo, deambular por las calles, y buscar el afecto en los cuerpos de sus clientes y de sus compañeros.

Río Babel llega a su tercera edición, del 4 al 6 de julio en IFEMA.

<
>

Territorio Ray-Ban
What are you made of?

Vestimos nuestra mirada con Ray-Ban y nos vamos de ruta con El Duende en busca de propuestas gastronómicas muy especiales y que se adaptan a tu estilo.
Leather, camo y steel: ¿De qué pasta estás hecho?

 

Restaurantes camuflados
Son lugares que pasan  desapercibidos, pero una vez en su interior, al ser propuestas  para  pocos comensales, serás protagonista. Hypothetic Organic Restaurant (menudavida.info) es un “club de cenas” formado por un grupo reducido de personas desconocidas entre ellas, en el que ofrecen alta cocina orgánica. Crean experiencias únicas donde el público deja de ser un consumidor para ser parte activa; Mr. Lee-Oh’s Laundromat es un secret bar underground, que hace las veces de club privado para fiestas y eventos y que también es un club de magia chino. Está en un pequeño callejón de la periferia (carretera de Pozuelo a Majadahonda, 48 posterior) y en apariencia es como una lavandería neoyorkina. Solo se puede acceder con contraseña…; Dommo Kitchen (Antonio Maura, 16, 4º D ) es una cocina clandestina ubicada en un ático, dentro de una agencia de publicidad. Tiene capacidad para ocho comensales alrededor de una única gran mesa. Su carta ofrece especialidades, que van cambiando cada temporada. Cocina deliciosa en la más estricta intimidad.

 

¡Afila el cuchillo para el festín!
Sala de despiece (Ponzano, 11) es una creación del mallorquín Javier Bonet y todo un homenaje a las carnicerías y pescaderías de toda la vida. Cuenta con un atrezzo muy particular, donde destaca la larga barra de acero, que emula la mesa de trabajo de un matadero y que permite que los comensales compartan sus delicatessen con desconocidos; Yúgó Sushi&Kobe  (Alcalá, 122) es un restaurante japonés diferente, principalmente porque imita a un búnker de la II Guerra Mundial con capacidad para 12 comensales. Solo unos pocos pueden disfrutar de él, ya que es necesario ser socio y pagar una cuota anual de 200 euros. Un placer no apto para todos los bolsillos pero que gracias a la versión take away te permite hincarle el diente a sus delicias niponas; Luis Arévalo acaba de estrenar Kena (Ferrer del río, 7), un restaurante de cocina nikkei (peruana-japonesa) que desde su apertura está causando sensación. Comer en su barra es toda una experiencia por la que desfilan exquisiteces como el ceviche de zamburiña, el guncan de tártar de salmón con salsa de ostras y ajo o el sashimi de vizrey.

Pieles urbanas
Cafetería HD (Guzmán el Bueno, 67) es uno de esos sitios fascinantes que todavía conserva la esencia de las cafeterías madrileñas en peligro de extinción. Su decoración llama la atención por su marcado estilo años 50-60: asientos de sky, sofás de cuero, una tele antigua, lámparas de la abuela y un plasma para ver películas de cine mudo. Un lugar especialmente recomendado para viajeros en el tiempo, nostálgicos y curiosos; The Passenger (Pez, 16) es un lugar único donde los haya y donde tendrás la sensación de estar dentro de un vagón de pasajeros de lujo, con vagones tapizados en piel, como los trenes de época. Aquí, además, podrás comer, merendar, cenar, tomar un café excelente, tener una reunión de trabajo, tomarte una copa o un cóctel, bailar… y ¡lo que surja!; Taxi a  Manhattan (C/ de la Basílica, 17). Su decoración está tan lograda que sientes que estás en la capital cosmopolita por antonomasia, la ciudad que nunca duerme y en la que todas las razas y pieles de todos los colores se mezclan. Su carta se caracteriza por el eclecticismo, ya que aquí se puede comer desde pasta, arroces, pescados, carnes y versiones vegetarianas.

Texto: Cecilia Camacho · Ilustración: Sara Otero

Territorio Ray-Ban