Advertisement

En la era del “Big data” la ciberseguridad y la defensa de nuestra privacidad son algunos de los temas que nos preocupan cada vez más.

Blanca Portillo protagoniza esta versión teatral de la novela de Virginia Wolf.

Poco más de 160 páginas le han bastado para narrar Permafrost, una de las sensaciones literarias de los últimos meses, que ha vendido más de 10.000 ejemplares.

El próximo 25 de marzo se celebrará en Madrid la segunda edición del Festival Cine por Mujeres.

<
>

Metamorfosis imaginaria en La Casa Encendida

Por Beatriz. G. Corredera

Hay exposiciones que nos dejan huella y nos transforman durante la visita. Esa es una de las pretensiones de 'Metamorfosis: visiones fantásticas de Starewitch, Svankmajer y los hermanos Quay', que podemos ver en La Casa Encendida y otros espacios en los que se ramifica, en un recorrido que te conduce hacia lo imaginario, lo metafísico y lo sobrenatural.

La exposición muestra por primera vez en España la obra de cuatro figuras clave del cine de animación. Aunque de diferentes épocas y orígenes, comparten el uso de la animación fotograma a fotograma para crear obras que están más cerca de los artistas plásticos que de los cineastas al uso. Además, sus universos personales también comparten una misma atmósfera surrealista, a veces siniestra, en la que tienen cabida las fantasías más extrañas, las hadas y los monstruos que solo son accesibles en el mundo de los sueños.

El primero de ellos es Starewitch (1882-1965), ruso afincado en París pionero del género de animación, al que llegó a raíz de su pasión por los insectos y la imposibilidad de rodar ciertas escenas de animales reales, por lo que decidió animarlos. Su imaginación y los medios de la época sorprenden a cualquiera. 
De él beben las otras tres figuras de esta muestra.

Svankmajer (1934), la figura con más peso en la exposición, está considerado uno de los cineastas más originales e influyentes del cine contemporáneo, de él encontramos además de multitud de artefactos, marionetas y decorados creados para sus surrealistas películas, una gran cantidad de objetos que forman parte de su propia colección personal, como los gabinetes de curiosidades o cámaras de las maravillas antiguos en los que se mezclaba arte, ciencia y objetos raros.

En estos gabinetes también se encuentran parte de los referentes de los Hermanos Quay (1947), gemelos idénticos que comparten un universo bastante oscuro y en ocasiones terrorífico, en el que también se observa el legado imaginario de Goya y el literario de Kafka o Schulz. (En la exposición encontramos un diorama de la habitación de Gregor Samsa).

Aunque poco conocidos por el gran público, estos cineastas mantienen un diálogo explícito entre sí: los hermanos Quay se reconocen admiradores de Svankmajer, y ambos tienen como referencia las creaciones de Starewitch. Al igual que es innegable que todos ellos han convertido en referentes, entre otros, de los realizadores estadounidenses Tim Burton y Terry Gilliam.

Además de las piezas que encontramos en La Casa Encendida (hasta el 11 de mayo), la exposición se extiende al Museo Nacional de Ciencias Naturales, en el que se pueden ver fragmentos de películas de Starewitch en compañía de los animales que las protagonizan (hasta el 11 de enero); y en el Museo Lázaro Galdiano, en el que se relaciona parte de su colección con el universo de Svankmajer (hasta el 15 de enero).

Foto: Jan Švankmajer. Fotograma de Alice, 1987. Cortesía de Athanor Ltd. Film Production Company

Metamorfosis. La Casa Encendida