Advertisement

 
Mongolia resiste y celebra su 3º aniversario
 
 
En estos tiempos, una revista es noticia y no por su cierre. Y no es online, sino que se edita en papel: Mongolia cumple 3 años y medio. Días y días de sátira provocadora, que nos ubica ante el espejo ironizante de lo que somos y nos alerta de los problemas: la corrupción política, la crisis económica... Una revista, que, además, se ha desdoblado en acciones virales, libros y hasta un musical (sin vedettes). El viernes 6 de noviembre, celebrarán un fiestón de cumpleaños en Madrid, en la sala Ocho y Medio con Ojete Calor a los platos. Hablamos con Darío Adanti, viñetista de la publicación. 
 
¿Qué se celebra en el Ocho y Medio?
Celebramos 3 años, 7 meses y 14 días de vida. Todo un milagro para una revista en papel, autoeditada y que no tiene ni apoyos de bancos ni subvenciones del Estado...
 
Elige una celebridad para vuestra fiesta:
a. La infanta Cristina
b. Albert Rivera
c. Chespirito
Chespirito, sin duda. Un maestro del humor y un referente de los que hacemos Mongolia. Además, se cumple un año de su muerte y la fiesta puede ser una buena celebración y que se nos chispotee la noche.
 
Con la cantidad de casos de corrupción que hay, y con lo interesantes que serán las próximas elecciones, ¿es un momento ideal para una revista satírica?
Sí, toda la historia de la vida en el planeta Tierra es el gran momento satírico de la historia del Universo...
 
¿Echáis de menos más competencia revistas satíricas en ese quiosco español?
Sí, porque somos lectores de humor empedernidos. Pero no, porque, ahora que somos empresarios de prensa, no queremos competencia y si surge les mandaremos unos matones y se acabó el problema.

¿Cómo se os ocurrió Mongolia y cuál es vuestro secreto de belleza?
Se nos ocurrió en tertulias al mediodía entre amigas y amigos de la prensa. De pronto, varios nos quedamos sin curro con la crisis del sector y dijimos: 'A que hacemos nuestra propia revista...'. Y así fue... Nuestro secreto de belleza es la cerveza de barril, todos los elementos que la componen son buenas para piel, el organismo, la mente y la economía del sector de la restauración. 
 
Inicialmente, tal vez no se os tomaba en serio, pero de repente os cita hasta El Mundo y os personáis en casos como el Gurtel. ¿Cuáles dirías que han sido los éxitos de la revista en estos tres años que han servido de puntos de inflexión para este cambio?
Creo que el éxito ha sido el acortar la diferencia entre lo que se dice y lo que se puede decir. Ese código moral que aún sobrevive en la prensa escrita pero que el mundo de la redes sociales está demoliendo poco a poco.
 
¿Os gusta provocar? 
¡Claro! La provocación es la pauta de conducta que nos lleva a una verdadera evolución cultural y nos aleja de lo primitivo. ¿Por qué se paró un homínido en dos patas cuando era cuadrúpedo? Para provocar. ¿Por qué se revelaron los esclavos? Para provocar. ¿Cómo surge el pensamiento laico? Por provocación. ¿Y la consciencia de clase? Lo mismo... Si no fuera por la provocación estaríamos hoy en la Edad Media o incluso en épocas anteriores. 
 
¿Habéis recibido amenazas?
Nos insultan a diario, nos llegan mensajes por redes sociales y mail. Algunos nos han deseado la muerte, pero no parecen amenazas sino más bien un deseo cómo quién le pide algo a los Reyes Magos. Ninguno dice: 'los voy a matar', dicen más bien: 'ojalá alguien lo haga'. Y bueno, yo respeto los deseos de la gente, aunque la Ley existe porque no todos los deseos son alcanzables y ese es el contrato social que nos mantiene vivos y en sociedad. Yo también deseo muchas muertes que, espero, nunca sucedan porque me sabría fatal.
 
Por ejemplo: deseo la muerte del mosquito porque me molesta, pero no sería bueno para el equilibrio del medioambiente, así que esperemos que no muera del todo. Lo mismo pasa con nosotros, somos molestos pero somos parte del equilibrio natural. Recuerdo que una vez uno nos escribió por Twitter: 'Ojalá hubiéramos acabado con todos ustedes en el 36" y le contestamos que lo lamentábamos pero que nunca solíamos tomar ese autobús'.
 
¿Quieres ir a la fiesta? Compra tu entrada!

Mongolia resiste (y lo celebra)