Nueva York
Un skyline mutante
 
Por Ylenia Álvarez · Foto: proyecto 2 World Trade Center, DBox © BIG
 
El skyline de Nueva York es uno de los mayores atractivos de la ciudad. El acero art déco del Empire State o del Chrysler de los años 30 se une a los nuevos materiales del World Trade Center o el 432 Park Avenue y contrasta a su vez con la piedra de los señoriales y emblemáticos Woolworth o Flatiron, de estilo beaux arts.
 
El espíritu de la 'arquitectura espectáculo' que imperaba hace algunos años ha vuelto a renacer y la ciudad vive un cambio constante. Tanto es así que desde el 2004 se han construido 13 rascacielos de más de 213 metros, 15 están en pleno proceso y 19 más en proyección hasta 2020. Entre los más esperados en ver la luz se encuentra Central Park Tower, una torre de 432 metros que se convertirá en el segundo edificio más alto de la ciudad, y del país.
 
Y otro, The Spiral, un rascacielos sostenible de 65 pisos y 306 metros que se elevará en Hudson Yards, también en pleno Midtown, y que contará con una serie de espectaculares terrazas ajardinadas a modo de seña de identidad. Este proyecto es obra del estudio BIG (Bjarke Ingels Group) que además de su oficina en Copenhague también tiene otra en Nueva York. Ingels, 'padre' del estudio, cumple con el perfil del arquitecto global del siglo XXI. Con apenas 41 años le puedes ver compaginando su oficio, protagonizando charlas 'TED',  de profesor en Harvard o Yale o ganando la Bienal de Arquitectura de Venecia. En 2016 ha sido elegido por la revista Time como uno de los 100 personajes más influyentes del mundo.
 
Además del ya mencionado The Spiral, o el 2 World Trade Center (torre escalonada que alcanzará los 408 metros), su estudio tiene entre manos uno de los grandes proyectos urbanísticos de la Gran Manzana: The Big U o the Dryline, que se encuentra en su primera fase de desarrollo. Se trata de una línea verde que se extenderá desde West 57th Street hasta The Battery y East 42th Street, y dotará a Manhattan de un cojín verde de protección frente a desastres naturales como el huracán Sandy, que sufrió en 2012, o posibles efectos del cambio climático.
 
La ciudad asume cada día nuevos desafíos arquitectónicos. Las escaleras y la estructura del Metropolitan Museum of Art o de la Biblioteca Pública se enfrentan a la sencillez de las preciosas casas del West Village. Sus puentes, Brooklyn o Queensboro, son la delicia de todos los fotógrafos y zonas como el Meatpacking Distrit, un matadero convertido en barrio 'cool', la sorpresa de un Nueva York lleno de lugares que logran, además, reinventarse cada día.   
 

Skyline mutante