Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

 
DANI DE LA TORRE
Marcando época
 
Por Paloma F. Fidalgo · Fotografía Jerónimo Álvarez
 
Se quedó a las puertas del Goya al Mejor Director Novel con El desconocido, un thriller con regusto a Hollywood que humanizaba la crisis bancaria imaginando una revancha de los preferentistas. Palabras mayores las de Daniel de la Torre (Monforte de Lemos, 1975) para este 2018, en el que estrena La sombra de la ley, una producción de envergadura que evoca la Barcelona de los años 20 y sus conflictos, pistola en mano, entre sindicatos y patronos. Repite con Luis Tosar como protagonista y con Vaca Films como productora. 
 
De nuevo, conflicto social y género negro, en este caso en una historia de gánsteres que, sorprendentemente, se desarrolla en Barcelona. Es una película de aventuras y un thriller ambientado en la Barcelona de los años 20, donde el pistolerismo era el pan de cada día. Eran años de expansión en Europa y en España, sobre todo en Barcelona, pero también una época de inestabilidad y peligro en las calles similar a los del Chicago de aquella misma época. Pero las motivaciones de la violencia aquí no eran la Ley Seca o el tráfico de alcohol, sino laborales, porque los sindicalistas utilizaban la violencia para reivindicar sus mejoras, y los patronos, para aplacar las huelgas, mandaban matar a los sindicalistas. 
 
Thriller y cine histórico, dos géneros muy aceptados en el cine español de hoy. En realidad, creo que hay mucha variedad de géneros en el cine español actual y todos son muy bien recibidos por el público. El thriller cuenta historias que juegan con nuestro lado oscuro. Eso es atractivo. Posiblemente el boom de las series también esté ayudando a esta expansión del cine negro. En cuanto al cine histórico, creo que es un género que atrae porque nos permite ver otra edad de nuestra sociedad: la moda, los coches, la manera de divertirse, las reivindicaciones sociales… Este cine nos entretiene y nos permite aprender, puede ser parte de nuestra educación. Hace unos años, era difícil hacer una película como esta por una cuestión económica, sin las tecnologías de hoy. 
 
Habéis conseguido códigos y una estética de Hollywood, con presupuestos muy inferiores. Una peli como El desconocido, en Hollywood, tiene un presupuesto de siete u ocho millones, y nosotros la hicimos con dos. Y una película de gánsteres tipo Camino a la perdición tiene un presupuesto de cincuenta millones o más. Maquillaje, vestuario, coches de época... Todo es muy caro.
 
Volvéis a contar con el apoyo de Atresmedia. Desde que las televisiones tienen la obligación de invertir en cine español, éste respira más tranquilo. Yo estoy muy agradecido a Atresmedia por confiar en mi primera película y repetir de nuevo ahora. Efectivamente, gracias a esa intervención de las televisiones se pueden hacer pelis ambiciosas, que antes eran inviables. Creo que sin ellas el cine español correría un grave peligro. De todas formas, sobre todo Atresmedia y Telecinco, por honestidad con su público, con el que han de ir alineados, apuestan por un modelo de cine de entretenimiento. Y echo de menos que televisiones públicas o las ayudas no tengan un componente más potente para el cine de autor, que no tiene una demanda masiva, pero es único, nos muestra cómo somos y hace avanzar nuestro cine. Yo bebo mucho del cine independiente, de autor, porque me conmueve y hace que evolucione como espectador y director. Tenemos plataformas como Filmin o, en Compostela, un cine como Numax, pero creo que es una asignatura pendiente de todos darle la consideración que merece al cine independiente.
 
Repites con Tosar. Me entiendo muy bien con él. Bueno, cualquiera se puede entender con él. Su personaje es muy distinto al de El desconocido, es una interpretación muy física, casi sin palabra y con miradas (lo que le interesaba especialmente a Luis) de un policía muy duro.
 
¿Algún estreno muy esperado? Me apetece muchísimo ver la nueva película de Spielberg (Ready Player One, 28 de marzo). 

Dani de la Torre. Marcando época