Advertisement

En la era del “Big data” la ciberseguridad y la defensa de nuestra privacidad son algunos de los temas que nos preocupan cada vez más.

Blanca Portillo protagoniza esta versión teatral de la novela de Virginia Wolf.

Poco más de 160 páginas le han bastado para narrar Permafrost, una de las sensaciones literarias de los últimos meses, que ha vendido más de 10.000 ejemplares.

El próximo 25 de marzo se celebrará en Madrid la segunda edición del Festival Cine por Mujeres.

<
>
La puerta, tal vez
 
Editorial Rubén Arribas · Imagen Intervención de Antonyo Marest 
 
Han llamado a la puerta, es un poema. / Ábrele, tal vez sea la vida, /que en esta esquina de su viaje / augura una corriente de aire. / Si es el destino, quién lo sabe. 
 
Deja entrar a las metáforas / que trae cargando a sus espaldas, / que, aunque haga frío y vengan de la noche negra, / tal vez hayan atravesado el tiempo para morir a tu orilla. 
 
Haz de la puerta un libro con las piernas abiertas. /No preguntes. No tiene cara, ni ojos, ni edad lo que susurra. / Salió temprano de la bruma de la montaña, del árbol, del perro, del anciano, /tal vez del agua que corre por debajo de la tierra seca. 
 
Tal vez, / puerta por puerta, haya gastado sus horas en almas vacías, / para terminar aquí sus días y dar un portazo de color al pasado, / para convertirse en tu obra de arte de los buenos días, / en el tatuaje de tu piel cuando se eriza, en un grafiti de esperanza en tus vanas sábanas roídas.
 
Abre el cerrojo, quién sabe si es para ti este poema. / Tal vez no tuvieran razón los que decían que no se abre la puerta a lo desconocido, / y sea mejor vivir con los sueños entreabiertos y las heridas cerradas.
 
Tal vez hayas vivido todo este tiempo entre muros.

EDITORIAL. La puerta, tal vez