Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

 
Visita al corazón de Jägermeister
 
Por Esther Ordax
 
Wolfelbüttel, una población de apenas 50.000 habitantes, pasaría desapercibid si no fuese porque alberga el cuartel de licor oscuro, mundialmente famoso, cuyo emblema es el ciervo. El Duende se ha trasladado hasta aquí, a este negocio familiar, para conocer de primera mano cómo se produce la octava marca de destilados premium más vendida del mundo.
 
Tras varias horas de viaje, el equipo de prensa llega a este pequeño pueblecito de la Alemania oriental en el que se lleva a cabo la mezcla de los ingredientes que componen la receta de Jägermeister, uno de sus secretos mejor guardados. 
 
Uno retrocede en el tiempo cuando atraviesa las puertas acristaladas de la sede de Jägermeister, pues a pesar de su exterior vanguardista, la fábrica sigue produciendo tal como hizo su fundador hace 83 años. Frente a una fotografía de Curt Mast, la guía nos explica que corría el año 1935 cuando este joven, tras heredar el negocio de vinagres y vinos de su padre, dio con un sabor único fruto de la combinación de 56 hierbas naturales, flores, raíces y frutas de todo el mundo y 35 grados de alcohol al que bautizó como Jägermeister, 'Maestro y Cazador' en castellano y cuya receta hoy llega a más de 100 países, incluida España, cuarto consumidor mundial
 
Ataviados con batas blancas y con el móvil apagado, el olor a caramelo impregna nuestro olfato cuando entramos a las catacumbas de Jägermeister. Tras pasar por un laboratorio encargado de velar por la calidad de los ingredientes -hay 383 controles en el proceso- y por la sala de catas donde a las 07.30 los trabajadores de la fábrica degustan el producto final, damos de frente con filas interminables de barriles donde reposa el producto durante un año. La fábrica alberga más de 400 barriles, algunos con hasta 1.000 litros de capacidad. Un número razonable, pues desde aquí se producen al año más de 74.000 litros. 
 
Pero antes de dejar reposar el producto, la mano sabia de los Maestros Destiladores entra en juego. El misticismo rodea esta parte de la visita, pues aunque podemos tocar y oler algunas de las hierbas que componen la bebida, como el cardamomo, el anís estrellado o el regaliz, hay muchas de ellas que permanecen en secreto.
 
Solo cinco afortunados en el mundo las conocen, así como la cantidad exacta de las mezclas que le otorgan su sabor único. Como broche final, la visita temina en la casa de los invitados de Jägermeister, donde aprendemos que los cocteles son también una buena opción para disfrutar de este licor. Una recomendación, no dejes de probar el Ginger Deer
 
¿Sabías qué?
 
· La mejor manera de servirlo es en un chupito helado (-18 grados)
En sus botellas aparece un verso de Weidmannsheil, obra del cazador y ornitólogo prusiano Oskar von Riesenthal
· En 1973, Jägermeister se convirtió en la primera marca que patrocinaba a un equipo de fútbol profesional, concretamente a Eintracht Braunschweig
· Para encontrar el envase ideal, altamente resistente, Curt Mas dejaba caer las botellas al suelo de madera desde una altura considerable, hastra que encontró una que aguantaba la caída sin romperse
· En el año 2016 presentó la campaña Hunted Or Be Hunted, el primer cortometraje de animación hecho con tatuajes en pieles realas, para el que se necesitaron 260 voluntarios
· Recientemente, se lanzó 'Jagërmeister Manifest' su variedad más premium y tienen previsto lanzar nuevos productos 

Visita al corazón de Jägermeister