Advertisement

Quizá no reine como en la época del cine mudo o como antes de la reescritura del género que siguió a la Guerra de Vietnam, pero el wéstern no carece de signos vitales, y esto va también por la televisión, donde en los últimos años las plataformas de pago han avivado la llama que prendieron 'El Llanero Solitario', 'Bonanza', 'Gunsmoke', 'La casa de la pradera' o 'Walker'. 

Casas de juego para gatos y perros, pájaros y ovejas, murciélagos y conejos, caballos y peces, ratones y cobayas, e incluso canguros y tortugas. “Pet-tecture: Design for Pets” (Phaidon) explora el fascinante mundo de la arquitectura y el diseño para animales. 

La media naranja de Madame Sushita, Monsieur Sushita, desembarca en Madrid para ofrecernos los mejores y más variados platos de tradición japonesa con influencias de sus viajes por Marruecos, Perú, Tailandia o Hawái.

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Del 18 al 28 de octubre más de 100 bares y restaurantes del castizo barrio de Lavapiés forman parte de la VIII edición de este Festival Multicultural de la Tapa y la Música, Tapapiés.

 

La polifacética Coco Dávez, diseña un pañuelo solidario de la firma de moda Compañía Fantástica cuyos beneficios íntegros serán donados a Federación Española de Cáncer de Mama.

La marca de moda UGG® cumple 40. La firma fundada en 1978 por un surfista australiano en la costa de California, hoy forma parte del escenario mundial y es reconocida por su icónica bota clásica que, en su día, utilizaron los surfistas para mantener sus pies calientes. 

<
>

 
Sidecars 
Una historia de rock 
 
Por Rebeca Queimaliños
 
Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera. Cuestión de gravedad es su quinto álbum -el cuarto en estudio tras el anterior en directo- y es una cirugía musical de trece temas a corazón abierto. 
 
El 20 de abril será vuestra 'cuarta' Riviera. Felicidades (Juancho) Y las entradas se han agotado en diez días… Es muy complicado canalizar todas las emociones. El día que terminamos el primer bolo me escondí en el baño y tuve una especie de crisis de ansiedad, me daba miedo hasta salir y enfrentarme a todo. El ser humano no está preparado para esta mierda…
 
Decía Nick Cave en su documental 10.000 days on Earth que sus canciones le dejan de interesar en el momento en el que las termina. (J) Componer un tema es una proceso super obsesivo porque no consigues desconectar hasta que no está terminada. Y es cierto que cuando terminas piensas: ya está, a otra cosa. 
 
¿La tristeza inspira? (J) Decía Keith Richards que cuando está bien con la vida solo se le ocurre celebrarlo. Es un poco así, es más fácil escribir cuando hay algo que te atormenta que sentarte a escribir para decir qué bien está todo. 
 
Cuestión de Gravedad lo habéis grabado en Casamurada -un estudio de grabación ubicado en una masa fortificada en Tarragona. ¿El lugar influye en la grabación de un disco? (J) Hasta ahora grabamos todos los discos en Madrid y el orden del día era de 9 a 22 horas en el estudio, volver a casa y lidiar con tus problemas. Siempre habíamos soñado con ir al campo, olvidar lo que ocurría fuera y pasar 24 horas metidos en el disco. A partir de ahora, siempre Casamurada… 
 
El 8M compartisteis en Instagram una fotografía para reivindicar la igualdad de la mujer. ¿Sentís cierta responsabilidad como personajes públicos a la hora de apoyar según qué causas? (J) La reivindicación del 8M era algo tan de sentido común que no podíamos mirar hacia otro lado. Sobre temas políticos, obviamente tenemos nuestra opinión y nuestra inquietudes, pero hacemos música. Yo no he querido incluir reivindicaciones políticas en las canciones, porque me gusta entender que la música es para todos los públicos. Claro que tengo opinión, pero no necesito abanderar nada.
 
El accidente de Supersubmarina dejó en evidencia la 'precariedad' y las dudosas condiciones en las que trabajan los músicos. ¿España es un país que respeta la profesión? (Gerbass) No es tanto una reivindicación sindical como educacional. Falta respeto por el oficio. Se ha interiorizado que la cultura es gratis y detrás de cada disco y cada concierto hay muchísimo trabajo. Hace falta invertir más en educación. ¿Por qué se ha asumido que es lógico pagar 1.200 euros por un móvil pero es una barbaridad invertir 20 euros en un concierto? Es un problema que no existe en el resto de Europa.
 
Sidecars actúa el próximo 20 de abril en La Riviera dentro de la Gira Mahou 2018 

Sidecars. Una historia de rock