Advertisement

Quizá no reine como en la época del cine mudo o como antes de la reescritura del género que siguió a la Guerra de Vietnam, pero el wéstern no carece de signos vitales, y esto va también por la televisión, donde en los últimos años las plataformas de pago han avivado la llama que prendieron 'El Llanero Solitario', 'Bonanza', 'Gunsmoke', 'La casa de la pradera' o 'Walker'. 

Casas de juego para gatos y perros, pájaros y ovejas, murciélagos y conejos, caballos y peces, ratones y cobayas, e incluso canguros y tortugas. “Pet-tecture: Design for Pets” (Phaidon) explora el fascinante mundo de la arquitectura y el diseño para animales. 

La media naranja de Madame Sushita, Monsieur Sushita, desembarca en Madrid para ofrecernos los mejores y más variados platos de tradición japonesa con influencias de sus viajes por Marruecos, Perú, Tailandia o Hawái.

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Del 18 al 28 de octubre más de 100 bares y restaurantes del castizo barrio de Lavapiés forman parte de la VIII edición de este Festival Multicultural de la Tapa y la Música, Tapapiés.

 

La polifacética Coco Dávez, diseña un pañuelo solidario de la firma de moda Compañía Fantástica cuyos beneficios íntegros serán donados a Federación Española de Cáncer de Mama.

La marca de moda UGG® cumple 40. La firma fundada en 1978 por un surfista australiano en la costa de California, hoy forma parte del escenario mundial y es reconocida por su icónica bota clásica que, en su día, utilizaron los surfistas para mantener sus pies calientes. 

<
>

 
El placer de la intimidad
Adolf Loos en Caixaforum Madrid
 
Por Ylenia Álvarez
 
El espacio CaixaForum de Madrid acoge la obra del genial Adolf Loos (1870-1933). Se trata, después de su paso por Barcelona, de la primera exposición dedicada en España a este visionario que el tiempo ha acabado por convertir en uno de los principales referentes de la arquitectura moderna
 
En plena Belle Époque, un arquitecto austriaco se atrevió a desafiar los estándares del generalizado modernismo. Adolf Loos barrió con la imperante tendencia al exceso arquitectónico a través un trabajo basado, sobre todo, en lo funcional y el placer de la intimidad. 
 
Aunque fue arquitecto y diseñador de interiores, quizás su faceta más relevante fue la de pensador. Es a esta última a la que se debe su legado, resultado de aplicar su peculiar (y radical) modo de ver las cosas. Algo en lo que algunos encuentran descrita toda una filosofía de vida. Para comprender la importancia de Loos hay que conocer antes cómo era el tiempo en el que su obra se desarrolló.
 
Estamos en Viena, durante la primera década del siglo XX. La tendencia es el art decó, una estética que se inspira en la naturaleza y cuya principal característica es la ornamentación. Los arquitectos planifican y levantan altos edificios con ostentosas fachadas. En el interior, es la época de los detalles. No faltan rasgos en las puertas, las ventanas o los ascensores, todo es un reto a la máxima decoración. 
 
En ese momento, sin embargo, llega Loos. Su trabajo, que tardaría en calar entre sus contemporáneos, da un giro al concepto. Loos elimina todo signo superfluo e innecesario. Sus construcciones, de hecho, son absolutamente sobrias. Prefiere centrarse en el interior.
 
Cuando otros dedican todo su esfuerzo a grandiosas representaciones públicas, él lo hace igual pero con la escena privada. Así planea para sus proyectos objetos de líneas claras, pero exquisitos en su configuración, que tienen como propósito engrandecer el hábitat. El decorativismo se queda para los egos y Loos se centra en encontrar un sentido a cada pieza del mobiliario. Todo ello podemos ahora contemplarlo en Madrid. / Adolf Loss.
 
Espacios Privados · Caixaforum Madrid · Del 28 de marzo al 24 de junio 

Caixaforum. El placer de la intimidad