Advertisement

The Rider, cine indie en el oeste americano

En Duendemad hemos conocido a Fernando Guallar antes del estreno de la segunda temporada de Velvet Colección de Movistar+. ernando hoy es nuestro personaje Duendemad.

El fotógrafo Javier Aranburu (con n, nos recalca) se ha paseado cámara al cuello por varios continentes, pero lleva quince años retratando nuestra ciudad en el proyecto You love Madrid. 

Una madre con su hija en brazos, una abuela sonriente, una joven asiática y una simpática pelirroja pecosa. Ellas han sido las protagonistas de los exitosos carteles de San Isidro 2018. Unas alegres ilustraciones firmadas por la ilustradora Mercedes DeBellard con quien nos encontramos en las inmediaciones de la plaza de Tirso de Molina.

Estamos de enhorabuena. Tras editar seis discos, colaborar en el programa radio "El Mundo Today" o haber participado en montajes teatrales, Maika Makovski nos vuelve a sorprender y se pone frente a las cámaras para convertirse en la presentadora de "La hora musa", un nuevo programa de La2 que contendrá “música, música y música”. 

<
>

 

 
El arte como modo de vida
Lázaro Rosa-Violán
Por Esther Ordax
 
Nuestro interiorista más reconocido a nivel internacional, Lázaro Rosa- Violán acaba de sumarse a los grandes nombres que han colaborado con Ruinart, la primera Maison de champagne de la historia, diseñando su espacio lounge en la pasada edición de ARCO. Una composición protagonizada por la original morbidez de sus materiales, la espectacularidad de sus formas, inspiradas en el brutalismo y que rinde homenaje a la pintora y escultora de origen ruso Louise Nevelson. 
 
Lázaro Rosa- Violán fue un alumno aventajado e hiperactivo y aterrizó en la Real Academia de Bellas Artes de Bilbao (su ciudad natal) a los ocho años, codeándose con otros artistas diez años mayores que él (aún hoy sus amigos). Más tarde estudió Bellas Artes y Arquitectura en Madrid donde cursó, nada más y nada menos, que cuatro especialidades. Pintor de obras en gran formato, la clave de su salto al diseño de interiores se la dio alguna que otra cena en algún que otro restaurante y el pensar que 'el mundo del diseño iba por otros derroteros'.
 
Esto, sumado a la oportunidad de hacer un restaurante en Formentera y las ganas de trabajar en equipo le llevaron a dar el salto. Desde entonces ha realizado más de doscientos exitosos proyectos por todo el mundo en los que la 'atmósfera y la elección de los materiales están por encima de las pieza'. Ahora mismo está inmerso en la creación del hotel más grande de Manhattan, con 700 habitaciones: The Parker, que promete espectáculo.
 
¿Podríamos decir que te ha tirado más tu alma de pintor y artista que la de diseñador de interiores para la creación de este espacio efímero? Mi trabajo es un híbrido de todo. El arte siempre ha sido una de las patas principales de nuestros proyectos, un mood board de todos ellos. Yo jamás miro ningún otro proyecto como fuente de inspiración, me fijo en el arte o movimientos artísticos y son éstos son los que dan esa semilla. 
 
 
En Europa hay una fuerte tendencia a recuperar los mercados tradicionales, ¿volvemos a lo artesanal, lo cercano? Lo artesanal es lo que te puede hacer diferente. Los europeos deberíamos vender ese punto, que es lo que nos puede diferenciar del resto del mundo. Pero la gente sigue produciendo aquí y allá intentando parecerse a lo que no se tienen que parecer.
 
¿En qué posición situarías a España en el mapa artístico y creativo? Somos un top a nivel artístico y creativo, luego tenemos otras carencias. Somos un desastre para vendernos, y somos muy desorganizados. Pero a veces, precisamente, de estas carencias nacen cosas brillantes. 
 
Tu próximo proyecto de interiorismo es un hotel en Manhattan. ¿En qué te has inspirado? En los grandes museos de Artes Naturales de Estados Unidos. Para mí es el sueño. El arte está muy bien representado en este hotel, todo tiene movimiento, planetarios, los bares no son simples bares, son lugares donde se destilan cosas. Va a ser un circo.  Un laboratorio vivo. Se abrirá de aquí a un año. 700 habitaciones. Gigante.  

El arte como modo de vida