Advertisement

Música

Foto: Mordem.

SONIDOS QUE CRECEN

Por Paloma Fidalgo

La balanza se equilibra, aumentan las voces femeninas. Estas tres, tan dispares como Alice Wonder, que debuta con el álbum Firekid; Mordem, la segunda vida de Elba Fernández tras Jane Joyd (9 de marzo en Matadero Madrid, ciclo Femme Creators); y Las Chillers, una de las cover bands con más punch del momento (22 de marzo en Ochoymedio, Fiesta de Tomavistas).

Alice, ¿cómo es Firekid? Un disco sincero. Iba a contener canciones que había compuesto hacía tiempo, pero en el proceso de grabación me incliné por contar lo que sucedía mientras hacíamos el álbum, el cambio mental de dedicarme a algo que quiero,  la música, percibiendo por primera vez un beneficio, y las dudas y pasiones que eso conlleva. Es atmosférico y sensorial, gracias a los sonidos con los que trabajamos en la producción con Ángel Luján.

Tu voz tiene mucho cuerpo. De pequeña no me gustaba, era muy grave, y como llevaba un rollo muy andrógino, no sabían si era chico o chica. Hasta que le perdí el miedo. Hay quien dice que es voz de negra, pero no tengo referentes en ese sentido, las voces que he imitado son más bien agudas, como la de Thom Yorke. 

¿Por qué en inglés? Estudio todo en inglés desde los seis años, tener dos lenguas es como tener dos almas que me gustaría exteriorizar. En español soy más de cantautores como Antonio Vega o El Cigala, y en inglés, de Radiohead o Bon Iver.

Alejandra Pizarnik y Rosalía de Castro han sido inspiradoras de Mordem. Con Pizarnik conecto por su manera de manejar las palabras como si fueran colores o notas musicales, a veces atendiendo más a la forma que al fondo, otras al revés. Me gustan esa profundidad e interés desinteresados, siempre más allá de las temáticas de desamores o amores románticos. Con Rosalía conecto en el fondo, en la manera de sentir y describir nuestra tierra, su tiempo, nuestra gente. Por eso el nombre del proyecto salió de un poema de Rosalía, y el título del disco, de uno de Pizarnik. Por cierto, en Galicia, por momentos, ya hay que hablar de Rosalía de Castro con el apellido.

Femme Creators reivindica “el papel de la mujer como creadora”. Es importante visibilizar y normalizar, que las nuevas generaciones puedan elegir a sus referentes sin importar el género, la condición física, la orientación sexual. Que no exista debate para ellos. Tenemos una gran responsabilidad. Ojalá nos miren desde el futuro y nos vean antiguos y ridículos, pero también agradecidos por los pasos que damos hacia donde estarán ellos. 

Foto: Las Chillers.

¿Las Chillers le quitan la máscara al postureo? Hoy en día hay muchísimo, sobre todo en redes sociales. No creo que quitemos la máscara a nadie, porque todo el mundo llevamos una o varias en según qué situaciones. Lo que sí hacemos es no tener complejos para hacer lo que nos gusta. O tenerlos pero que esto no suponga un problema.

¿Vuestras versiones triunfan en parte por el componente emocional? Absolutamente. Esas canciones cada uno las relacionamos con el momento en el que la escuchamos, nos recuerdan a alguien, a algo...

¿Os molesta la etiqueta banda de chicas? Sí, nos parece demodé. Somos chicas, y literalmente somos una banda de chicas. Pero eso no es un género musical.    

 

 

Música: SONIDOS QUE CRECEN