Advertisement

Camaleónico, atrevido, con ganas de crear… Rubén Ochandiano ha rodado dentro y fuera de España, en Hollywood y en proyectos independientes.

Dos vidas y una íntima correspondencia mantenida por email entre 2013 y 2016, ahora se hace pública en forma de libro, Regina & Celeste.

El 4 de octubre estrena Es mi palabra contra la mía, donde nos desdobla y se pregunta por qué no hay manera de que nos contentemos con lo que somos.

Para Iseo & Dodosound, la suma de Leire Villanueva y Alberto García.

Llega al Teatro Fernán Gómez una obra planteada como el reverso de un lienzo histórico. En Monsieur Goya, una indagaciónse plantea el exilio del pintor de los pueblos, Francisco de Goya, a partir de miradas subalternas.

El clown emérito del Circo del Sol indaga en los orígenes de la compañía con Kooza, que llega a Madrid el 25 de octubre.

Abandonó una brillante trayectoria profesional como creativo e ilustrador publicitario para abrazar la vida rural y familiar. En 2012 fundó el sello Autsaider Cómics.

Los sonidos frescos seducen cuando aportan novedad, brío y ritmo. Algo que ocurre al escuchar al combo francés Caravan Palace.

El espacio de trabajo y aprendizaje Atelier Solar está organizando las I Residencias Africanas de Creación e Investigación.

Alberto Morillas es el mejor perfumista del mundo. Su gran don es su capacidad para fusionar innovadoras tecnologías naturales con la perfumería molecular de última generación.

<
>
  • GASTRONOMÍA
  • Descubriendo la destilería de Monkey 47

La revista El Duende de la mano de Pernod Ricard ha podido visitar la destilería de Monkey 47, Black Forest Distillers, ubicada en un lugar paradisiaco y aislado de la Selva Negra para conocer todo el proceso de su compleja elaboración así como muchos de los secretos que guarda una de las ginebras más sorprendentes, originales y elogiadas del momento. Un viaje junto a destacados bartenders españoles encabezados por Frank Lola que, de la mano del propietario de la marca Alexander Stein y su Brand Ambassador Axel Klubescheidt, se convirtió en una grandísima experiencia y un gran aprendizaje sobre el complejo y apasionante mundo de los destilados.

  •  

En un entorno natural privilegiado y en un lugar donde todo está extremadamente cuidado hasta el detalle, pudimos seguir e intervenir en todo el proceso de creación que parte de una variedad de arándanos locales y mezcla 47 ingredientes como la amomila, el escaramujo, la madreselva salvaje, la canela de Ceilan o el bálsamo de naranja o de limón, para pasar por tres destilaciones con agua pura de manantial y macerar en recipientes de barro tradicionales. No es de extrañar que esta ginebra tenga tantísimos matices y sea realmente incomparable más allá de ser la ginebra con más botánicos del mundo.

Además pudimos comprender y degustar sus otras variedades como Monkey 47 Sloe Gin o la exclusiva Monkey 47 Barrel Cut, reposada en barricas de madera de morera, una de las más aromáticas que existen y que, procedentes de la Selva Negra, ya se usaban en la antigüedad. Barricas que además tuestan antes del llenado para conseguir una mayor intensidad. Y no menos apasionante fue conocer la historia de la mano de sus rescatadores de esta marca y de su icónico mono que cuenta con un diseño, etiqueta y packaging tan cautivadores. 

El Mono Salvaje

Montgomery Collins fue un comandante inglés de la Royal Air Force  que fue destinado a Berlín tras la Segunda Guerra Mundial para su reconstrucción. Allí conoció a Max, el mono, a quien apadrinó durante la recuperación de un zoológico. Se enamoró de la región de la Selva Negra y creo la pensión  de “El Mono Salvaje”. Como buen inglés, gran amante de la ginebra, descubrió que la Selva Negra podría proveerlo de materia prima de calidad para elaborar su propio destilado. Pero no fue hasta algo más de una década, cuando durante la renovación de la pensión aparece una botella con una etiqueta artesanal, así como distintas notas manuscritas en las que Montgomery detallaba la receta con los ingredientes empleados.

Así fue como Alexander Stein y Christoph Keller dieron vida a la formula actual de Monkey 47. Un proyecto artesanal, que en poco más de 10 años ha conseguido importantísimas distinciones. Con su atractiva imagen no es de extrañar que esta se extienda también otros productos como su artesanal vaso de barro, camisetas, latas con cebolletas a la vinagreta o sus libros de marca con una edición cuidadísima, sin olvidarnos del personal anillo de metal, que sale de cada corcho de su botella con una inscripción en latín y que luce ya en numerosos y orgullosos dedos.

GASTRONOMÍA: Descubriendo la destilería de Monkey 47