Manoush

 

Manoush: kitsch chic

Tras su paso por la firma de moda Morgan, la diseñadora francesa Frédérique Trou-Roy creó su propia firma, Manoush, en 2002. Su estilo consigue sacarnos del letargo y es que se que Cada una de sus prendas es una oda a la imaginación. Acaba de visitar Madrid para presentar su nueva colección, y aprovechamos para que nos aconsejase en la dramática hora del “¿qué me pongo?” para ir a nuestra fiesta de aniversario.

¿Cómo sacar del coma al arte de vestir? Yo lo que hago es alejarme y aislarme en mi casa de Marruecos, me siento protegida y creo lo que estoy sintiendo allí rodeada de mis animales, de la ciudad… Crear por crear, sin límites y sin imitaciones.

¿Cómo se traslada la fantasía y la imaginación a un diseño ponible? En realidad es un trabajo continuo de búsqueda de detalles y de cosas que no tienen por qué estar relacionadas con la moda y aplicarlas. Un ejemplo es el bolso blondas, inspirado por los soportes de los pasteles marroquíes. Manoush se distingue por sus mezclas aparentemente imposibles.

¿Cómo encuentras el punto de unión entre tejidos y prendas tan diferentes? Como la imagen es muy fuerte, cuando el colorido se lleva la parte más importante los volúmenes bajan. En blancos y negros es cuando se permiten trabajos más detallistas para que la prenda coja más valor. Dentro de lo llamativo no tiene por qué ser como un árbol de navidad. Busco la idea de equilibrio, aunque parezca todo en uno, es bastante depurado para que consiga el efecto “ponible”.

¿El diseño de moda absorbe todo tu tiempo? No, colaboro con una asociación en defensa de los animales. Siempre hay una prenda cuyo beneficio es para esta asociación. Vivo entre Marruecos y París para tener ese tiempo libre que necesito para respirar e inspirarme.

Vivir rodeada de ropa, pensar en diseños, trabajar con ellos… ¿llega un momento en el que cuando tienes que elegir lo que llevar un día coges lo primero que pillas? Obviamente igual que todos, un día me despierto tarde o no tengo ganas…Vestir tiene que ser cuestión de sensaciones, como seres humanos a veces estamos vaguetes y cogemos lo primero que encontramos.

Pese a que Manoush, por su filosofía más kitsch, se desmarca de las tendencias, podemos ver en la temporada otoño invierno 09-10, por ejemplo, animal print y cuero. ¿Es inevitable salirse de la corriente al cien por cien? Para mí no son tendencia, porque Manoush empieza siendo una historia de bolsos donde el cuero siempre ha estado presente, igual ocurre con el print animal. Por ejemplo, nunca utilizo el estampado de cebra o el leopardo clásico, busco un detalle diferente, otro color o combinación de tejido.

En tus apuestas para la primavera-verano 2010 colaboras con una firma española. ¿Puedes anticiparnos algo? Hay una línea de bolsos diseñada por una madrileña y hasta ahí puedo contar, mantendré el secreto hasta que llegue en febrero o marzo a las tiendas.

¿Te apetece el reto de la ropa masculina? ¿Por qué no? Pero por ahora Manoush sigue siendo cosa de chicas. ¿Un diseño Manoush para asistir a nuestra fiesta de la imaginación? Podría ser un vestido de la colección otoño-invierno que estaba hecho con la técnica origami. Sería todo un homenaje al papel en esta fiesta de la imaginación.

¿Cuál es la fiesta a la que has asistido recientemente que más te ha gustado? Fue la inauguración de mi tienda en la Avenue Montaigne. Aunque no fuera la más impresionante a la que he ido, para mí fue muy emocionante por haber conseguido abrir una tienda mía allí, rodeada de los grandes diseñadores me sentí muy orgullosa

¿Qué llevabas puesto? Llevaba un vestido largo inspirado en siglos pasados de encaje negro con cuello barco, de Manoush.

Texto: Rocío Ponce

 

Kitsch chic