Advertisement

La idea con este nuevo trabajo era generar desconcierto y establecer un terreno de juego nuevo con la sorpresa y desubicación. Es el disco más extremo que hemos hecho

La clave de su humor es el no humor. No hay hipérbole en sus sketches. Rober Bodegas (A Coruña, 1982) y Alberto Casado (Madrid, 1983) han inventado un formato audiovisual 'fast food' que consiste en retratar el patetismo local sin fuegos de artificio. Bienvenido a todos tus lugares comunes. 

Los dos primeros cabeza de cartel confirmados para el festival Mad Cool son Queens of The Stone Age y Furure Islands. La banda californiana estrena una tanda de confirmaciones que se irán haciendo efectivas las próximas semanas

Tras obrar el milagro de los 400.000 espectadores en su versión teatral, 'Los Javis' llevan a la gran pantalla la historia de dos monjas lesbianas y una pareja de adolescentes que creen haber encontrado a Dios en los agudos de Whitney Houston

<
>

Alabama shakes
Bienvenidos al sur

Texto: Inés Granha. Foto: Autumn de Wilde

Este trío de veinteañeros son la última sensación del rock estadounidense (más concretamente, del rockabilly sureño). Su primer disco, Boys & girls, ha sido nominado por partida triple a los Grammy. Responde a nuestras preguntas la vocalista de voz de madera, Brittany Howard. Contesta por correo electrónico, aún un poco sobresaltada tras sufrir un atraco a punta de pistola.

¿Dónde estabas hace 15 años? ¡Tenía nueve! Y hacía cosas de niña de esa edad: iba al cole y me metía en líos, cosa que se me sigue dando bien.

Si te hubieran dicho entonces que ibais a tener tres nominaciones a los Grammy con vuestro primer disco, ¿cómo te habrías quedado?Eso ha sido una sorpresa inmensa, aunque hemos trabajado duro para conseguirlo. Hace solo un par de años grabamos el disco en Nashville. Cada miembro tenía su propio trabajo -yo era cartera, otro era veterinario, otro pintor de brocha gorda-, y luego pasábamos la noche en vela en el estudio. Ni se nos pasaba por la cabeza hacer giras internacionales ni optar a Grammys ni salir en televisión. Grabábamos para nosotros, para sentirnos orgullosos como banda. Ahora tenemos un reto muy excitante: mantener con el próximo álbum este nivel tan alto.

¿Vuelve el rockabilly de los 50? No tengo nada claro qué es tendencia y qué no lo es. Ahora suena muchísima música de muchísimos estilos: rock, soul, electrónica, hip-hop, country, blues… Nosotros hacemos esto porque no sabemos hacer otra cosa. Sí me parece que, después de años en los que triunfó una música muy procesada, ahora las bandas vuelven a un sonido más personal, más auténtico.

¿Acudís, entonces, a vuestras raíces? Sí, en cualquier banda suenan ecos de su lugar de origen, y a mí me encanta lo que tenemos en casa, pero hemos construido nuestra música influidos por bandas de todo tipo de pelaje como AC/DC, Led Zeppelin, Black Sabbath, Sister Rosetta Tharpe, Otis Redding, Drive-By Truckers, Charles Bradley, Tina Turner...

¿Qué canción os ha quedado más redonda? BeMine. Creo que refleja muy bien nuestro sonido. Tiene un ritmo suave la mayor parte del tiempo pero termina con mucha caña.

También sois conocidos por versionar a otros artistas. ¿Algún preferido?Últimamente hemos versionado How Many More Times de by Led Zeppelin, Adam Raised a Cain de Bruce Springsteen, Valerie de Amy Winehouse y Born Under a Bad Sign de Albert King. También hemos interpretado a Black Sabbath, Sam and Dave, AC/DC, My Morning Jacket, The Rolling Stones... De todos modos, dadas las circunstancias, ahora preferimos tocar nuestros originales.

¿Cómo es un groupie de Alabama Shakes?Es difícil de decir, porque tenemos fans entre los jóvenes y entre los abuelos. Aunque creo que la mayor fan que tenemos es mi abuela.

De estos últimos lustros, quédate con algún tema. Uno de Charles Bradley, No Time for Dreaming.

Y con alguna actuación. También suya. Tocó en Alabama y conseguí presentarme, y hasta lo lié para cantar con él. Aquella noche fue LA NOCHE.

De todas las películas que has visto en los últimos quince años, ¿con cuál te quedas? Con Blade Runner.  

 

Alabama Shakes: bienvenidos al sur