Advertisement

No podría decir si mis primeras lecturas fueron cómics o novelas. Tampoco ayuda mucho que el primer recuerdo sean las Joyas Literarias Juveniles, las adaptaciones literarias que publicó Bruguera en los setenta. Por Christian Osuna

El mundo onírico y enigmático del taiwanés Page Tsou muestra escenas de fantasía con influencias del manga, el arte urbano o la pintura tradicional oriental. En el Museo ABC hasta el 15 de octubre

El mar las quería desnudas. Los pechos al descubierto, una bandana en la cabeza y el taparrabos llamado fundoshi. Así trabajaban las ama, buceadoras a pulmón del Pacífico

Del amor incondicional de Andrea Salinas por el mar nació esta marca de ropa de baño sostenible. Diseños elegantes realizados con materiales eco-premium, como tejidos creados a partir de plásticos y redes reciclados procedentes del mar. Hablamos con Andrea para sumergirnos en el universo Now_Then

Pues resulta que todo termina cuando Miqui me propone que escriba su artículo y yo le digo que sí aunque ya no comprendo nuestra amistad, ni siquiera sé si su nombre real es Miqui —me pregunto quién tolera que lo llamen así—, e igual con su apellido, Valenciaga, Valenzuela… 

<
>

¡Ave, César!

Desmitificando Hollywood

Por Javier Agustí

Introdúzcanse en una coctelera todos los tópicos del cine clásico de los años dorados de Hollywood: péplums de romanos y mega producciones bíblicas, cine negro, westerns, absurdos números musicales, danzas acuáticas y burlonas píldoras ácidas que tratan de seguir la estela de aquellas comedias que hacían los geniales Lubitsch o Wilder…

Añádase a esto un buen reparto, al que los Coen han dado mayor peso a los personajes masculinos; quizá, para incidir en el machismo de la época. Lo encabezan Josh Brolin (buen actor a quien vimos hace poco haciendo de militar cabronazo en la impactante Sicario, que tiene la “mala suerte” de ser el hijo de James Brolin, a quien no deja de recordarme, a mi pesar); Cary G… ¡Perdón!, George “Ristretto” Clooney) a quien le han dejado hacer lo que más le gusta: poner caritas y hacer de tontorrón, algo que, en este caso le va al pelo, disfrazado de centurión romano. Y un tipo al que no recuerdo haber visto antes, un tal Alden Ehrenreich, que hace las veces de un campeón del mundo de rodeo metido a Glenn Ford de pacotilla. Y junto a ellos, una galería de secundarios de alto nivel (Ralph Fiennes, entre ellos); incluyendo algunos papeles femeninos, como digo, más reducidos, como el de la Tilda Swinton como reportera cotilla destroza estrellas, o el de la Johansson, haciendo de sirena.

Agítese la coctelera dando unos buenos meneos anticomunistas mientras se rezan dos aves marías y obtendremos un muy recomendable trago largo, agradable al paladar y fácil de digerir. Que a un servidor no le produce carcajadas sonoras, pero sí un cosquilleo constante en el aparato risador. Con un par (o tres) de escenas geniales (incluyendo, en mi opinión, el que puede ser el mejor chiste religioso de la historia del cine) y una estupenda banda sonora que, en ocasiones es, en sí misma, un gag.

¡Ave, césar!  (Hail, Caesar!) EEUU. 2016. Duración: 100 minutos. Comedia

Dirección: Joel Cohen, Ethan Cohen.
Con: Josh Brolin, George Clooney, Alden Ehrenreich, Ralph Fiennes, Scarlett Johansson, Tilda Swinton, Frances McDormand…

Estreno en España: 19 de febrero de 2016

Desmitificando Hollywood