Advertisement

Leer es un maratón con recompensas pero que requiere concentración. Aquí va una planificación a base de joyas recientes

Francesca Woodman cogió su primera cámara a los 13 años y ahí comenzó su particular y fascinante recorrido fotográfico 

Luis Piedrahita vuelve a las noches de Callao City Lights con Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas. Regalamos una entrada doble a quien nos haga reir en Twitter. Comparte un chiste con el hasthag #Jajaja y consigue dos invitaciones

Si te has preguntado cómo surgió el mayor imperio de comida rápida de nuestro planeta, tienes una cita

Hablamos con Nacho Campillo, que tocará en la fiesta del 40º aniversario del Penta para que nos cuente cosas del pasado, presente y futuro

 

<
>

 
Remake español que mejora el original
 
Por Andrea G. Bermejo
 
En algún momento tendremos que dejar de decir que Paco León es una revelación. Si lo fue con su debut detrás de las cámaras -Carmina o revienta- dejando patidifusos a todos los que hasta entonces lo asociaban con su personaje torpón y entrañable de Aída, Carmina y amén, su secuela, confirmó que aquel primer hallazgo cinematográfico no había sido casual.
 
El actor y director redobla ahora su apuesta adaptando una película australiana (The Litlle Death, 2014) sobre filias y fobias sexuales y supera con creces al filme de Josh Lawson. Acompañado de intérpretes como Álex García, Natalia de Molina, Candela Peña, Luis Bermejo o Alexandra Jiménez, Paco León despunta en la dirección de actores y demuestra una vez más un tino especial para la comedia retratando con suficiente gusto el tema sexual. ¿Primer remake que supera al original?
 
Estreno: 1 de abril

Kiki, el amor se hace