Advertisement

Entrevista a Alberto Campo Baeza, uno de los arquitectos españoles con más proyección internacional.

Santiago Auserón, vuelve partícipe de su vibrante espíritu de hermandad, y que le invita a uno a ver la tradición menos como una profecía  que como un caldero mágico.

Aitana Sánchez-Gijón está inmersa en “el proyecto más arriesgado de su carrera”. El reto: poner su cuerpo, su voz y sus emociones al servicio de cinco mujeres que desafiaron el tiempo que les tocó vivir.

Llegó a Madrid hace cinco años para asumir in extremis la titularidad de la Orquesta Nacional de España.

<
>

El bello y lacerante arte de vivir

Es muy probable que Steven Spielberg –que no ha rodado un polvo en su vida- se sintiera bastante incómodo contemplando la larguísima y explícita escena de sexo lésbico de La vida de Adèle, pero con su decisión de otorgarle la Palma de Oro como presidente del jurado de Cannes no hizo más que rendirse a la evidencia: que esta adaptación de la novela gráfica El azul es un color cálido (editado en castellano por Dibbuks) de Julie Maroh es un peliculón con una fuerza que trasciende cualquier prejuicio o etiqueta. En ella el franco-tunecino Abdel Quechiche cuenta la historia de amor (y desamor) de dos chicas con un realismo que es su gran baza: la vida, bellísima y dolorosa a la vez, se despliega ante nosotros concentrada en el cuerpo y el rostro de la actriz Adèle Exarchopoulos, que realiza un trabajo que deja pequeño cualquier arsenal de elogios.

Por David Bernal

La vida de Adèle (La vie d`Adèle) de Abdel Quechiche. Con: Adèle Exarchopoulos, Léa Seydoux. Drama. Estreno: 25 de octubre. 

La vida de Adèle