Advertisement

Creadores de variadas ramas de la creación van a darse cita en el T-Cross Creativity Fest. 8 de junio en La Casa del Lector de Matadero Madrid. 

El Pavón Teatro Kamikaze fue fundado por cuatro kamikazes: Miguel del Arco, Israel Elejalde, Aitor Tejada y Jordi Buxó, en el año 2016.

Animal Jazz y El Molino de Santa Isabel son dos escuelas en un mismo espacio en la calle Calle de Santa Isabel número 42.

Nueva incorporación al panorama coctelero madrileño. Aire british y sofisticación y diversión años 20 en LobByto, la coctelería que devuelve su esplendor al Gran Hotel Inglés.

El mes de octubre pasado vio la luz el primer volumen de Sapiens de los cócteles, la colección de títulos que dentro del proyecto global del Sapiens de la gastronomía está llevando a cabo la Fundación el Bulli.

<
>

cine, crítica, relatos, salvajes, szifron, ricardo, darín, comedia, drama

Relatos Salvajes

Ya sólo el formato de cuentos cinematográficos nos invita a disfrutar de esta composición sobre la violencia, la venganza y la solidaridad con los que sufren la violencia o bien institucional. o bien sobre la violencia sorda y anónima de amplias capas de la sociedad.

Violencia contenida, violencia desatada, cubren todo el abanico sobre el imaginario de la violencia humana. Esa violencia nos muestra el proceso por el cual, los hombres, cuando las circunstancias se conjuran contra la razón, se desborda en una especie de destrucción hasta lograr una tabla rasa social a partir de la cual intentamos crear lo que para nosotros se convertiría en una sociedad perfecta.

En el fondo de toda utopía, late el deseo de destrucción personal y social con el que lograr tales metas inalcanzables. Llevamos gérmenes del pasado que se resisten a morir en el presente, a pesar del peso enorme con el que tratamos de enterrarlos bajo la capa de la cultura y la civilización. Estos extraordinarios relatos cinematográficos son un aldabón a nuestras conciencias bienpensantes, son un grito primigenio de atención para decirnos que para combatir la barbarie, la violencia visual nos sirve como válvula de escape para difuminar nuestra frustración.

También nos enseña que en la confrontación existe una frontera de retorno y no retorno y que la retroalimentación de la misma genera un proceso gradual de satisfacción emocional al que nos abandonamos sin remisión y del que sólo escapamos cuando observamos el resultado final fatídico al que hemos llegado. En ocasiones, ni podremos ver el resultado porque la muerte acecha a todos los contendientes.

En definitiva, nos viene a decir que o controlamos las fuerzas mediante nuestro joven córtex  o bien sucumbimos a las fuerzas telúricas de nuestros ancestrales sentimientos de odio y venganza.

Relatos salvajes