Advertisement

Un joven chapero que basa sus días en conseguir algo de dinero vendiendo su cuerpo, deambular por las calles, y buscar el afecto en los cuerpos de sus clientes y de sus compañeros.

Río Babel llega a su tercera edición, del 4 al 6 de julio en IFEMA.

The House of Peroni llegó por primera vez a Barcelona, para mostrar su exclusiva y dinámica mezcla de artistas, creativos y tendencias. 

Baileys estrenó su Baileys Treat Bar, ubicado enla azotea del Bastardo Hostel (San Mateo, 3)

<
>

Revista El Duende

¡Bang, bang! Aquí huele a pólvora

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Gastronomía: American flavour

¿Qué comían en el Lejano Oeste? Carne, judías, tortas de maíz, Hoy la oferta de la cocina norteamericana es bastante más amplia. Recorremos los restaurantes y coctelerías con más espíritu ‘mid west’ de Madrid.

Almería Western Film Festival

Nos calamos el sombrero de cowboy y ponemos rumbo al desierto de Tabernas, escenario de la 8ª edición del Almería Western Film Festival (9-13 de octubre). Una cita que, cada año, cuelga el cartel de “Se busca” al mejor cine western. 

Editorial edición FAR FAR WEST

El viento del viejo Oeste remueve el polvo de los últimos coches que transitan por el centro de la ciudad. Las prisas permiten un solo trago a la poesía y lo único salvaje que queda son los recuerdos de aquellos duelos a muerte, por ver cuál de los dos sexos quedaba encima, aun por un momento, hasta la siguiente sacudida.

Apasionados por el western literario

Cuando yo era niño, conseguir en España novelas ambientadas “en el Oeste” o catalogadas como 'westerns' era una misión casi imposible: más allá de las minúsculas novelas de vaqueros que se vendían en los kioscos pero estaban escritas por españoles con pseudónimo y no por autores norteamericanos, y de títulos sueltos de Karl May o Zane Grey, el género no gozaba de mucho prestigio.