Advertisement

Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud
Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud

Nos vamos de viaje a Viena para visitar el rastro de Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser con motivo del primer centenario de su desaparición.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida.

<
>

 

 

Tomeu Caldentey: transmitir sensaciones

Cocina creativa basada en la tradición mallorquina y con una visión muy personal. Es la propuesta de Tomeu Caldentey en el Molí d’en Bou, en la localidad de Sa Coma (Mallorca), el primer chef y restaurante en lograr una estrella Michelin (en 2004) en las Islas Baleares.

Desde el punto de vista gastronómico, ¿qué va a encontrar alguien que vaya a Es Molí d’en Bou? Una cocina que parte de los sabores tradicionales de nuestra isla con una visión actual y abierta al mundo.

Innovación y creatividad son dos de las características de tu cocina. ¿Cuáles son tus referencias? ¿Cuáles tus objetivos? La grandeza de la cocina es que siempre hay cosas por aprender y descubrir. Desde descubrimientos de productos muy cercanos hasta técnicas que pueden venir de muy lejos. Estamos abiertos a todo. El objetivo es crear sensaciones a través de nuestro trabajo.

Qué producto o productos de la gastronomía balear crees que tiene más posibilidades, que son más versátiles? Hay muchos excelentes. Cada producto tiene su momento y depende de cada uno sacarle el máximo de partido. Conocer los productos y saber cómo tratarlos es lo más importante. Respeto y amor.

¿Qué resaltarías de la cocina mallorquina? ¿Cómo la venderías al resto de España? La cocina mallorquina es mediterránea, por lo tanto es rica y variada. Es una cocina mestiza donde se encuentran las huellas de las diferentes culturas que han pasado por nuestra tierra. Es una cocina de contrastes. En pocos kilómetros vamos del mar al campo. En pocos kilómetros pasamos de la sierra al llano. Hay multitud de contraste en un territorio limitado y rodeado de mar.

Fuiste uno de los primeros en abrir el nuevo camino gastronómico de Baleares. ¿Cómo ves la situación hoy? Contamos con una oferta gastronómica de primer nivel en cuanto a variedad y calidad. Hoy en día en Mallorca se puede disfrutar de  una cocina tradicional riquísima y de una cocina de vanguardia de primer orden. Contamos con una gastronomía rica y dinámica, todo bien aliñado con un paisaje y un clima único en el mundo.

Has participado, junto a otros chefs, en un proyecto fotográfico (Food & foot) en el que cada uno de vosotros ha interpretado modelos de zapatos de ocho empresas de la Associació de Fabricants de Calçat de Mallorca. ¿Cómo surgió esta idea? La idea surgió de una empresa llamada CHEFS (IN), que aglutina a la mayoría de cocineros de calidad de las  Islas Baleares. El objetivo es dinamizar y dar visibilidad a la gastronomía balear a través de múltiples acciones. Una de tantas ha sido el “food & foot”.

¿Qué crees que aporta esa interacción? La experiencia ha sido muy gratificante pues te obliga hacer un ejercicio de reflexión y de creatividad frente al reto que te proponen. No es simplemente combinar zapatos y comida, sino intentar unir conceptos, filosofías y estética en un plato/lienzo. Este tipo de iniciativas siempre son estimulante ya que sales de tu “hábitat” (la cocina, el restaurante) para cocinar con otro punto de vista e intercambiar ideas y visiones con otros creadores. Además permiten hacer de tu trabajo una herramienta de comunicación y de transmisión de sensaciones.  www.esmolindenbou.es

Texto: Óscar Checa · Fotos: © Es Moli d’en Bou.

Tomeu Caldentey: transmitir sensaciones