Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

Esclavos de la tecnología

Por François Baudin

Que puedas hablar con tu hermana, que trabaja en Londres; o con tu primo, que vive en Perú, desde el salón de tu casa, hace no demasiado tiempo era de ciencia ficción. Que 'todo' lo hagas desde este mismo lugar, en un futuro no muy lejano, es lo que plantea en su distópica y muy recomendable obra El pack, la guionista, realizadora, productora audiovisual (y ahora dramaturga) Áurea Martínez.

Precisamente su experiencia audiovisual queda muy patente en este montaje, en el que la única actriz que pisa el escenario es la muy solvente Marta Solaz, cuya interpretación tiene el doble mérito de ser la única intérprete durante todo el montaje, y el de mantener, de forma milimétrica, la interacción con otros actores que intervienen en la misma de manera virtual. Entre ellos están, su pareja en la vida real, Sergio Peris-Mencheta, Ana Rayo, Manuela Vellés o María José Moreno.

El aparataje tecnológico, en todo caso, no resta protagonismo a la actriz ni al libreto, que resulta muy creíble y capta tu atención desde el inicio hasta el fin. Con este montaje, con toques cómicos y dramáticos en su justa medida, la autora nos alerta sobre los peligros de vivir esclavizados por la tecnología, algo que muchos padecemos, aunque no lo queramos ver. El pack es una de esas pequeñas obras que corren el peligro de pasar desapercibidas en la enorme oferta escénica de esta ciudad, pero que merece (mucho) la pena ir a ver.

El pack. De Áurea Martínez. Con Marta Solaz · Coreografía Chevi Muraday. Música: Carmen Paris · Teatros del Canal. Sala Negra. Hasta el 7 de mayo · Venta de entradas

Esclavos de la tecnología