Advertisement

El aterrizaje inminente de 'Superlópez' en las pantallas grandes (protagonizada por Dani Rovira) ha convertido 2018 en el año de Jan, creador del personaje en los tebeos.

Entre las joyas internacionales que nos acerca este año el Festival de Otoño, destaca el premiadísimo montaje Lokis, del director polaco Lukasz Twarkowski, que arrasó en los Premios Nacionales de Teatro de Lituania.

DANZA: marta Izquierdo vuelve a su Madrid natal para bailar en Naves Matadero.

Regalar es un arte en el que se conjuga buen gusto, empatía y una pizca de suerte. Acierta con el regalo mirando el pasaporte. La cultura de cada país condiciona mucho a la hora de sorprender con un presente… para bien. Te anotamos algunos consejos que hemos recolectado.

Alicia Sornosa fue la primera y única mujer de habla hispana en dar la vuelta al mundo en moto y desde entonces no ha dejado de recorrer kilómetros a lomos de su Ducati con fines solidarios. Organiza rutas para amantes de las dos ruedas y ha escrito una novela inspirada en sus viajes por los cinco continentes.  

The Guilty es la primera película de Gustav Möller, un intenso thriller danés premiado en el pasado Festival de Sundance.

<
>

nikola, tesla, científico, luz, edison, exposición, telefónica, cultura, agenda, madrid

Nikola Tesla: el genio al que robaron la luz

Los límites entre la realidad y la ficción se mezclan en la exposición 'Nikola Tesla. Suyo es el futuro', el genio visionario serbo-americano Nikola Tesla, verdadero fundador de la tecnología moderna y padre de nuestra civilización eléctrica.

Nikola Tesla (Smiljan, 1856-Nueva York, 1943) es «el genio al que robaron la luz», pues fue eclipsado por otros científicos, como Edison o Marconi. No solo concibió la corriente alterna y la radio, sino que fue pionero en tecnologías visionarias para su época como la robótica, los aviones de despegue vertical, las armas teledirigidas, las lámparas de bajo consumo, las energías alternativas o la transmisión inalámbrica de electricidad.

Tras muchos años de incomprensible olvido, la ciencia y el arte se han puesto de acuerdo para consagrarlo como el verdadero fundador de la tecnología moderna.

Tesla se ha convertido incluso un icono de la cultura popular, presente en videojuegos, cómics, literatura, películas, canciones, series y miles de páginas web, en un cruce de referencias en el que realidad y ficción terminan confundiéndose. Introducir su nombre en Google puede llegar a arrojar cinco millones de resultados.

'Más que nunca es necesario detenerse y escuchar a Nikola Tesla, el niño que descubrió la electricidad acariciando a su gato y que dedicó los siguientes ochenta años a averiguar qué maravillas se ocultaban tras esas chispas', explican los comisarios de la exposición Miguel A. Delgado y María Santoyo.

La muestra propone un recorrido por el espacio y el tiempo habitados por Tesla: del Imperio austrohúngaro al Nueva York de los primeros rascacielos, de las habitaciones de hotel a los laboratorios, de la fama a la ruina, de la genialidad a la locura, de la soledad al trending topic.

Muchos son los rostros de Tesla que la exposición quiere abarcar: el inventor brillante, el hombre de su tiempo, el extravagante seductor, el visionario, el superhéroe… Pero Tesla ejerce además una poderosa atracción transcultural y multidisciplinar y en él convergen la creación y la invención.

Su visión pretendía cambiar el mundo, y el mundo cambió a imagen y semejanza de su visión. Tesla guardaba una profunda fe en la capacidad de invención humana y creía en los beneficios del progreso como solamente las generaciones anteriores a la Segunda Guerra Mundial podían hacerlo.

Gran parte de sus vaticinios, como la transmisión inalámbrica de información, sonido e imágenes o sus advertencias sobre los riesgos producidos por el uso irresponsable de la energía, han cobrado vida en nuestros días, más de un siglo después de que fueran enunciados ante un público que no supo comprender lo que se les estaba revelando.

Espacio Fundación Telefónica (Fuencarral, 3). Hasta el 15 de febrero de 2015.

Tesla, el genio al que robaron la luz