Advertisement

Es posible llegar donde otros no han llegado, luchar por unos ideales, mostrárselo a otros y crear auténtica belleza bajo el agua. La prueba es el escultor, activista y fotógrafo Jason de CairesTaylor y otros que han seguido su estela. Hablar de arte bajo el agua es hablar de su obra, un increíble trabajo escultural repartido por todo el mundo, y de sus principios

El mar las quería desnudas. Los pechos al descubierto, una bandana en la cabeza y el taparrabos llamado fundoshi. Así trabajaban las ama, buceadoras a pulmón del Pacífico

El mar como paisaje, personaje, presencia… El cine siempre lo ha tenido en cuenta, a pesar de la máxima de un productor de Hollywood que declaró que una película en el mar era sinónimo de fracaso

No podría decir si mis primeras lecturas fueron cómics o novelas. Tampoco ayuda mucho que el primer recuerdo sean las Joyas Literarias Juveniles, las adaptaciones literarias que publicó Bruguera en los setenta. Por Christian Osuna

<
>

Kipling apuesta por las impresoras 3D

Esto de las impresoras 3D ha llegado para quedarse. Por ahora son muy pocas las utilidades que se les está dando a esta tecnología, pero cada día gana nuevos adeptos y posibilidades. Una de las últimas ha sido ideada por Kipling, que la han utilizado para crear nuevos y atractivos diseños para bolsos. 

El bolso de la imagen es uno de los primeros que Kipling ha sacado al mercado y que puede servir como referencia de lo que la marca es capaz de crear mediante esta tecnología. Bolsos plenamente flexibles gracias al material utilizado, y cuyos detalles, ahora son monos puesto que este proyecto pertenece a la colección "Monkey Madness", podrán ser modificados o incluso personalizados al gusto del cliente.

Kipling ha innovado en su catálogo de productos con el uso de impresoras 3D, lo cual les abre un mundo de posibilidades. Materiales, color y, por supuesto, la personalización de los detalles, algo difícil de ver en un bolso convencional. Innovación, bienvenida sea.

Más información en: www.kipling.com

Texto: Emma Pietro

Kipling apuesta por las impresoras 3D