Advertisement

Raíz americana

Por Ángela Cantalejo

Han dicho de ella que es la última dama del folk-rock (quizá un poco más de lo último que de lo primero), aunque también del viejo country y del honky-tonk. Con tan solo 23 años, la jovencita de Ohio Lydia Loveless ha sabido posicionarse en una escena en la que, en la actualidad, hay mucho de intrusismo disfrazado de pop blandengue, y uno necesita escarbar un poco para encontrar propuestas sólidas de raíz americana.

Loveless fichó con el mítico sello Bloodshot y el resultado fue un discazo, Somewhere Else (2014), de esos que quedan perfectos en una buena colección de tintes sureños, colocado cuidadosamente entre Lucinda Williams y Ryan Adams. Es posible que ella sea uno de los estandartes, junto con Ben Kweller, de una nueva generación de cantautores que se toman realmente en serio la música tradicional de su fructífera América y que tienen, además, un registro vocal comparable a las mejores leyendas de su género

Lydia Loveless · 21 de mayo · Sala El Sol · 22h.

Loveless. Raíces 'Made in USA'