Advertisement

“Brava” es el viaje sensorial de dos creadoras cuyos imaginarios vitales y artísticos se unen, complementan y entremezclan en un recorrido de doble dirección: dos formas de mirar, de narrar, de retratar.

De la mano de la cerveza El Águila, el Calendario de la Cultura de la revista El Duende quiere que descubras un Madrid lleno de tendencias y nuevas experiencias culturales auténticas.

Del 2 al 29 de febrero en la Cineteca llega a Matadero un ciclo del mítico estudio británico Aardman bajo el título ‘Aardman.

<
>

Ilustración: Nuria Cuesta

Revival léxico

¿A alguien le suenan las palabras siguemepollo, almazuela o romadizo? Cayeron en desuso hace décadas y ya no están en boca de nadie. En Palabras moribundas, Álex Grijelmo (presidente de la Agencia EFE) y Pilar García Mouton (investigadora del CSIC) rescatan 150 palabras olvidadas aclarando su significado e historia.

“El léxico evoluciona, algunos términos llegan y otros se pierden”, explican. “En un solo libro no podemos recuperarlos todos”. Es tan largo el olvido… Los dos autores dan respuestas consensuadas. A veces, algunas palabras ya olvidadas experimentan un revival. La vida de azafata es interesante porque, de ser una palabra moribunda [cuando se refería a las criadas de la reina], pasó a ser una palabra con mucha vitalidad. Hay otras que también sobreviven adaptándose a nuevas necesidades expresivas, como pantalla, que, gracias a la informática, ha ampliado mucho su significado, igual que ratónalfombrillanavegarcolgar.

En ocasiones, los anglicismos ocupan el puesto que dejan las palabras que jubilamos. En el libro incluimos una palabra que Álex Grijelmo reivindica para el lenguaje futbolístico, cornijal [ángulo o esquina], palabra tradicional que se podría haber utilizado perfectamente en lugar del término córner. Pero a la larga las palabras de origen extranjero también pueden acabar enriqueciendo la lengua.

¿Hay palabras desempleadas en el lenguaje escrito pero en activo en el oral? ¿Y al revés? Es más difícil el primer caso que el segundo, porque lo escrito tiende a ser más conservador, pero, por ejemplo, la palabra chupa era más frecuente en el lenguaje escrito antiguo [designando la parte de la vestimenta que cubría el tronco del cuerpo] que en el actual, y hoy se conserva en la lengua más coloquial. En el caso contrario hay más ejemplos: casi nadie diría hablando que una cosa es bella y, sin embargo, en el lenguaje escrito bello, bella se utilizan sin problema.

En el programa No es un día cualquiera (RNE) preguntan al público si aún usa ciertas palabras. ¿Se han llevado la sorpresa de que alguna que daban por olvidada aún se usa? El programa nos permite hacer trabajo de campo radiofónico. Lo que ocurre muchas veces es que una palabra se recuerda, pertenece a nuestro léxico pasivo, sin que de verdad la usemos, como trapisonda [bulla o riña]. Y otras más recientes, como superferolítico [excesivamente delicado, fino], se han dejado de usar en muy poco tiempo.

¿Cuáles son sus palabras olvidadas preferidas? Muchas, especialmente chisgarabís [chiquilicuatro], patatús, rendibú [agasajo que se hace a alguien], alboroque [regalo hecho a quienes intervienen en una venta] y zorrocloco [hombre que parece bobo pero que no se descuida en su provecho].

¿Qué les evocan las palabras guatequemandil? Guateque en su día fue rabiosamente moderna, exclusiva de los más jóvenes, pero palabras como ésta necesitan renovarse para seguir siendo muy actuales, de manera que, en pocos años, se ha convertido en una palabra que nombra los recuerdos de una generación. Es muy diferente el caso de mandil, que sobrevive con especial vitalidad en Andalucía y en muchos sitios, aunque oficialmente se prefiera, porque se considera más “fina”, su sinónimo delantal.

Texto: Paloma Fidalgo. Ilustración: Nuria Cuesta.

Palabras moribundas está editado por Plaza y Janés.

Revival léxico