Advertisement

Camaleónico, atrevido, con ganas de crear… Rubén Ochandiano ha rodado dentro y fuera de España, en Hollywood y en proyectos independientes.

Dos vidas y una íntima correspondencia mantenida por email entre 2013 y 2016, ahora se hace pública en forma de libro, Regina & Celeste.

El 4 de octubre estrena Es mi palabra contra la mía, donde nos desdobla y se pregunta por qué no hay manera de que nos contentemos con lo que somos.

Para Iseo & Dodosound, la suma de Leire Villanueva y Alberto García.

Llega al Teatro Fernán Gómez una obra planteada como el reverso de un lienzo histórico. En Monsieur Goya, una indagaciónse plantea el exilio del pintor de los pueblos, Francisco de Goya, a partir de miradas subalternas.

El clown emérito del Circo del Sol indaga en los orígenes de la compañía con Kooza, que llega a Madrid el 25 de octubre.

Abandonó una brillante trayectoria profesional como creativo e ilustrador publicitario para abrazar la vida rural y familiar. En 2012 fundó el sello Autsaider Cómics.

Los sonidos frescos seducen cuando aportan novedad, brío y ritmo. Algo que ocurre al escuchar al combo francés Caravan Palace.

El espacio de trabajo y aprendizaje Atelier Solar está organizando las I Residencias Africanas de Creación e Investigación.

Alberto Morillas es el mejor perfumista del mundo. Su gran don es su capacidad para fusionar innovadoras tecnologías naturales con la perfumería molecular de última generación.

<
>

RICHARD PARE. El fotógrafo de Le Corbusier

Texto: Israel Paredes. 

Richard Pare, uno de los más reputados fotógrafos de arquitecturas, comenzó su carrera fascinado por el modernismo Ruso, a partir del cual llegó a Le Corbusier, de cuyos edificios ha realizado las mejores fotografías. Pare nos habla de su trayectoria y de su trabajo, de cómo acercarse a la arquitectura a través de una cámara fotográfica.

Descubrió la arquitectura gracias a una experiencia musical…
Cuando era un niño cantaba en el coro de la Catedral de Canterbury. Quería crear sonidos en ese espacio por el que caminaba a diario, y que fue una referencia constante en mis años de formación. La arquitectura como lugar cerrado ha dado forma a mi trabajo.

Las arquitecturas tienen ritmo y fluencia, ¿cómo se transmiten a través de la fotografía?La mejor arquitectura la constituyen espacios que se suceden de manera continua mediante transiciones que pueden ser sutiles o dramáticas. El fotógrafo debe transmitir algún aspecto de esa experiencia tridimensional, superando las dificultades de las dos dimensiones. El mayor problema de la fotografía es transmitir el espíritu del espacio arquitectónico

Walker Evans y Robert Frank son sus fotógrafos preferidos.
El trabajo de Evans me gusta porque representa el entorno de la construcción y porque su composición rigurosa y discreta es inimitable. A pesar de su deseo de invisibilidad estilística, sus fotografías evidencian su huella. La claridad, la transparencia y la precisión que infunde a su trabajo le otorgan un poder transformador. De Frank me gusta su humanidad, su aguda observación, su contundencia visual y la calidad elegíaca de su obra. 

¿Qué diferencia hay entre fotografiar arquitectura de manera convencional y desde una perspectiva artística?
El trabajo más 'comercial' suele reducirse a una interpretación estandarizada, que describe los contornos del edificio; ahora se manipula digitalmente para eliminar aquello que los arquitectos no quieren ver (como ventiladores o cableado). Pero muchas de las primeras fotografías de arquitectura, de otra naturaleza, se realizaron para venderse: pienso en Roger Fenton, cuyas obras insuperables destacan por su claridad hacia el tema, su profundo sentido de la Historia y su belleza atmosférica. O en Baldus y sus grandes imágenes sobre la construcción del nuevo Louvre, los álbumes de Durandelle en la Ópera de París y su relación con la vanguardia arquitectónica. 

Se relaciona más su trabajo con el pasado que con el presente, sin embargo ha trabajado con algunos arquitectos coetáneos.
Realicé un libro con fotografías del trabajo de Tadao Ando. Sigo trabajando con él de manera ocasional y me gustaría hacerlo con otros arquitectos cuyo trabajo respeto. El aspecto histórico de mi trabajo es más fortuito que intencional.

¿De dónde viene su interés por los modernistas rusos?
Siempre me ha fascinado Rusia como concepto. Siendo muy joven conocí las ideas del socialismo y del régimen soviético. Después descubrí la Bauhaus y el Modernismo y desarrollé una gran admiración por su estética, particularmente por Le Corbusier. En la escuela, en quinto, recibí un premio: el libro de Peter Blake sobre Le Corbusier. Aún lo tengo. 

 ¿Y cómo llegó a trabajar sobre Le Corbusier?
Se presentó la oportunidad cuando mi amigo Jean-Louis Cohen me invitó a realizar algunas fotografías para la exhibición que estaba organizando en el Pushkin Museum en Moscú. Gracias a la buena financiación que tuvo pude admirar in situ muchas obras que desconocía, y otras que ya había visto, como Marsella o Poissy. Fue una experiencia única para acercarme a Le Corbusier

Su acercamiento es muy especial, muy personal.
Mi método se basa en dos cosas: respeto por el tema y deseo de mostrarlo con una técnica directa y casi invisible. También define mi trabajo que tiendo a pensar la arquitectura como un espacio cerrado y no como una masa, mostrando esa característica en dos dimensiones. Mi aportación a la exposición fue el poder facilitar un trabajo que se pudiera mostrar de manera serializada, añadiendo una dimensión espacio-temporal a todo el proyecto que aporta un entendimiento mayor del conjunto de su obra.

Enfatiza la relación entre arquitectura y paisaje en Le Corbusier.
La manera como integraba sus edificios en el paisaje es esencial para comprender las intenciones de su obra. La relación a veces es crucial para la forma como el edificio se erige, como en La Tourette. En otros casos no hay demasiada alteración, como en Marsella o en Poissy. Intento dar una interpretación contemporánea que tenga en cuenta la idea original de la elección del lugar y cómo la estructura ha quedado ubicada en ese espacio.

richard-pare-fotografía-arquitectura
richard-pare-fotografía-arquitectura

El fotógrafo de Le Corbusier