Advertisement

El barrio de Chueca y algunas de las principales calles de Madrid sacarán sus banderas arcoíris para celebrar las fiesta del Orgullo LGBT, que este año coincide con el Worldpride. Ahí van las actividades culturales imprescindibles. 

Invertir el tiempo necesario para dedicar tiempo a las cosas que importan. Cervezas Alhambra ha creado la plataforma Crear / Sin / Prisa para reivindicar la calma

Madrid no tiene playa pero es un oasis cultural. Y en el epicentro, MINI Hub. Un lugar diseñado para el promover el diseño, la innovación, la sostenibilidad y mentes creativas. ¿Entras?

Russian Red se fue a Los Ángeles hace tres años y nunca más volvió. Allí puso en venta sus vintages, dejó la música, se casó y reconstruyó una iglesia abandonada. Ahora presenta Karaoke

<
>

silvia, grav, entrevista, duende, metamorfosis, cultura, madrid

Silvia Grav. Surrealismo en blanco y negro

Por Rebeca Queimaliños. Foto: Silvia Grav, 'Autorretrato'

Hiroshima en un colchón. Abrazos de nebulosa. O diluidos cuerpos sin gravedad. El imaginario fotográfico de Silvia Grav (Vizcaia, 1993) transita entre el surrealismo onírico, la poesía inquietante, el blanco y el negro. Flickr se fijó en 2014 en sus imágenes y su nombre se incluyó en '20under20'. Una iniciativa que busca talentos con menos de 20 años. Todavía con el 'jet lag' de un iniciático viaje por Estados Unidos para recoger el premio, Grav explora sus miedos, inquietudes y deseos.

¿Qué te inspiró 'La Metamorfosis' cuando la leíste?

Cuando leí el libro por primera vez no supe qué pensar. Era muy pequeña, supongo que creí no haberlo comprendido bien y me enfadé al darme cuenta de que no podía evitar desprenderme de la sensación que tuve al terminarlo. Era muy, muy desagradable. Lo he leído dos veces más, en dos momentos drásticamente diferentes de mi vida.

En ambas volvía sentir lo mismo que la primera vez no comprendí: esa misma extraña y extrema empatía por él, el mismo asco y el mismo rechazo que sólo sientes cuando ves algo desagradable de ti en otro. La fotografía que ilustra mi colaboración define exactamente una de esas sensaciones que siempre me ha producido el libro.

silvia, grav, entrevista, duende, metamorfosis, cultura, madrid

Tu trabajo es extenso pero tu 'éxito' digital fue repentino. ¿Cómo digeriste un reconocimiento tan fugaz?

Mal. Muy mal. Al principio fue maravilloso. Pasé tres o cuatro meses flotando en una nube de halagos de la que ni quise ni pude escapar. ¿Por qué iba a querer huir de gente diciéndome lo que siempre había querido oír de mi trabajo? Fue precioso sentir esa satisfacción por primera vez.

El problema es que recibir tal cantidad de atención en tan pocos días fue peligrosamente adictivo para mí. Me asustó mucho perder el sentido común y pasé, inconscientemente, al extremo contrario. Para equilibrar algo tan enorme como aquello no bastaba la modestia y fui a hundirme la autoestima. Fue, y es, un bucle muy extraño.

silvia, grav, entrevista, duende, metamorfosis, cultura, madrid

Eres autodidacta. ¿Por qué decidiste abandonar Bellas Artes?

Fue un cúmulo de cosas. Siempre he sido difícil en cuanto a acatar órdenes y permanecer dentro de los límites o métodos de trabajo de otros. Aun así, si las órdenes son lógicas y funcionan como un motor que te impulsa hacia algo más, y dichos límites ayudan a encontrar un camino propio y no son demasiado extremos, se asumen y se obedece con gusto.

Me encanta y necesito aprender. Pero en la universidad no tuve esa sensación muy a menudo. Por otro lado creo que se intenta abarcar demasiado y de forma general. Y lo peor fue lo mucho que eché de menos la pasión por enseñar en la mayoría de profesores

Silvia Grav ha viajado a Estados Unidos para recibir el reconocimiento de Flickr 

Ha sido un mes intenso y una de las mejores experiencias de mi vida. Muchísimas casualidades muy bonitas y mucho surrealismo. Materialicé a mucha gente que sólo existía en mi Facebook, y cada una de las personas que conocí fue maravillosa. Me sentí en deuda con ellos cada segundo que pasé allí. Me fui prácticamente sin planes, sin alojamiento y sin demasiado dinero. Después de muchas historias, coincidió que me surgió un trabajo en Los Ángeles y después de enamorarme de aquello he decidido irme a vivir allí en dos meses.

Silvia Grav. Surrealismo en tonos blancos y negros