Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud
Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud

Nos vamos de viaje a Viena para visitar el rastro de Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser con motivo del primer centenario de su desaparición.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

soledad, vélez, entrevista, duende, amor, revista, cultura, ocio, agenda

La melancolía de SOLEDAD VÉLEZ

Por Ángela Cantalejo

Esta joven chilena 'se rompe' cuando canta. Y lo hace solitaria, haciendo honor a su nombre, y a oscuras. Porque, al igual que del silencio se crea la música; de la oscuridad, también nace la luz.

Encontró un hogar adoptivo en los escenarios españoles. Su romance con la música empezó en ultramar, pero aquí, en España, ha engendrado dos soberbios LP’s, Wild Fishing (2012) y Run With Wolves (2013) que son dos buenos bofetones a la mediocridad, a las cosas hechas a medias.

Soledad Vélez se rompe pero no por fragilidad, más bien estalla en pedazos de cristal, de estrellas, de musgo, de piedras y de carne. Ella es, sin duda, una de las musas rara avis de los sentimientos más primarios: tristeza, nostalgia, pasión, ternura…

¿Cuál fue tu primer amor 'musical'? Mi primer amor musical fue Elvis Presley supongo, con tan solo 10 años cuando me enteré de que había muerto, estuve durante varios días muy deprimida. Sigue siendo uno de mis grandes amores musicales. Él y Jeff Buckley.

¿Con qué artista, de cualquier disciplina, has sentido un 'flechazo' en los últimos tiempos? Tuve un flechazo hace un año con el escritor Vardis Fisher, autor de El Trampero, novela que fue llevada al cine en Las aventuras de Jeremiah Johnson (1972). También con bandas como Warpaint, Savages o las barcelonesas Santa Rita. 

¿Asociarías tu primer amor con alguna canción? Claro, supongo que todos lo hacemos, pero no puedo desvelarte la canción, es mi 'guilty pleasure', sigo cantando en privado esas canciones, pero como te digo, en privado.

Tu canción romántica favorita; la propia y otra compuesta por otros. Creo que no tengo ninguna canción romántica propia y, aunque no lo creas, las pocas canciones que tengo de 'amor' las hice para mis hermanas y mujeres que han estado allí, en Chile, brindándome apoyo cuando he estado lejos de casa. Será más fácil decirte canciones compuesta por otros como I’d do it all again, de Corinne Bailey Rae. Aunque he de reconocer que me gustan del tipo 'heartbroken: la tristeza y la melancolía me llaman. 

Tu mejor estrofa o estribillo en una canción de amor. No words. 

Cuando compones temas de amor ¿Qué te inspira más, el amor correspondido o el desamor? El desamor mueve montañas, siempre.

¿Cómo definirías el amor/pasión hacia la música? Es una relación bien avenida, mis canciones para mí son lo único que sé que permanecerán a mi lado, estarán allí cuando esté triste o feliz. Por la misma razón, cuando trabajo en un disco nuevo es de suma importancia que todo lo que se oiga sea completamente fiel a la idea y al concepto que he tenido con ellas desde un principio, desde el sentimiento del cual salieron, y así se mantengan honestas.

revista, duende, amor, cultura, agenda, ocio, madrid

La melancolía de S. Vélez