Advertisement

cabaña, discos, vinilo, start, me, up, granada, proyecto, música

Discos Cabaña. Refugio de vinilo

Por Carlos G. López · Foto: Cris Ferreiro

La vida en la industria musical va más allá de las multinacionales y de las plataformas digitales. Buena prueba de ello es esta recién constituida discográfica sin ánimo de lucro. Sí, suena complicado, pero sus cinco fundadores ponen su talento, experiencia y recursos financieros para hacer de ella un proyecto que no deje de solapar lanzamientos, siempre en formato vinilo. Bienvenidos a su Cabaña.

La unión hace la fuerza. Eso pensaron cinco experimentados músicos cuando, tras años autoeditando su trabajo, pusieron en marcha Cabaña, en Granada, un insólito concepto de sello discográfico sin ánimo de lucro. Detrás de esta novedosa idea están Raúl Bernal, Daniel Díaz Estévez, Luis Arronte, Chesco Ruiz y Fran Ocete que defienden dentro de la organización sus distintos proyectos musicales: Jean Paul, Estévez, Luis Arronte y Brío Afín, respectivamente. 

cabaña, discos, vinilo, start, me, up, granada, proyecto, música

'Siempre nos hemos autoeditado. La parte mala de hacerlo es la soledad que supone ser tú el sello y el artista. Poner un disco en el mercado y conseguir que se asome entre tanta oferta es un trabajo duro', explica Raúl Bernal, de Jean Paul. Muy conscientes de las dificultades que entraña el proceso, Cabaña nació en medio de una productiva jornada de cervezas el verano pasado cuando los artistas se juntaron para charlar de sus distintos proyectos. 'Somos grandes amigos y muy dispares, aunque también tenemos muchos puntos en común. El más valioso es el amor incondicional a la música y al formato', comenta Bernal.

La autofinanciación y el trabajo entre amigos no son las únicas señas de identidad del sello. El formato en que se lanzarán sus publicaciones es el vinilo. 'No queremos sacar discos como si fuera un producto de usar y tirar. El vinilo ofrece un halo sentimental al comprador de música. Sabemos que lo cuidará y que cada vez que lo haga girar en su equipo será para escucharlo debidamente. El CD no ofrece ese punto romántico que debe mantener la música', explica Raúl de dicha elección.

cabaña, discos, vinilo, start, me, up, granada, proyecto, música

Al margen del soporte, una de las indudables fortalezas de un sello así es la absoluta independencia artística. A diferencia de lo que puede ocurrir en casas de discos de mayor envergadura, 'cualquier artista perteneciente a Cabaña tiene total libertad creativa sobre su trabajo y es él quien decide sobre el resultado final de su obra', tal y como reza uno de los principios expuestos en el manifiesto de esta asociación musical.

Sin titubeos y animados ante la unión profesional que acababan de idear, dieron los pasos necesarios para emprender esta nueva y esperanzadora empresa: 'Entre todos hicimos una inversión inicial y juntamos capital para sacar el primer álbum. Todos trabajamos para que este primer disco tenga visibilidad y se venda', continúa Raúl.

¿Y cuál es este lanzamiento? La tiranía del débil, el primer material que Luis Arronte publica en ocho años. La razón de que el suyo fuera el escogido es sencilla: 'Era el que antes estuvo listo. Ahora está grabando Estévez y, probablemente, el siguiente que se publique sea el suyo. Nosotros, Brío Afín, también queremos preparar el nuestro este verano y podría salir a principios del año que viene', explica Fran Ocete.

Una de las claves que más sorprenden de esta nueva discográfica está en su definición: un sello sin ánimo de lucro. Una vez lanzado el disco de Arronte, los miembros de Cabaña ya tienen claro cuál será la forma de financiar el siguiente lanzamiento de otro artista de la compañía: 'Con unas ventas razonables, que consideramos que se pueden hacer con el trabajo de Luis, daría lo justo para poder sacar el próximo álbum. Si hubiera un poco más de beneficio del esperado, invertiríamos en más promoción para el sello o para cada disco', responde Fran.

La aventura que estos músicos andaluces han puesto en funcionamiento supone toda una esperanza para artistas menores y que no cuentan con medios para publicar su material. Pues bien, los interesados en formar parte de los proyectos musicales de Cabaña están de enhorabuena, y es que el sello no es una asociación cerrada: 'Ni mucho menos. Está abierta a nuevos miembros. Escuchamos cualquier propuesta que se nos haga. Tienen que hacer una música que nos emocione. Además de estar totalmente de acuerdo con nuestro manifiesto, también han de estar dispuestos a luchar por cada uno de los discos como si fuera el suyo propio. De otra manera, Cabaña se cerraría a cal y canto', sentencia Raúl.

Para los interesados en disfrutar del buen hacer de estos emprendedores músicos en directo, el 13 de junio es una fecha clave. Será cuando Arronte y Brío Alfín se presenten en el Auditorio de la Ciudad de Berja en Almería.

Discos Cabaña. Refugio del vinilo