Advertisement

Entre el 21 al 25 de febrero, la feria Urvanity cobrará vida en una nueva sede, más acorde con sus necesidades y sus aspiraciones, más amplia y mejor comunicada con la ciudad, como es LA SEDE del COAM

Los festivales se rifan a una banda que se ha convertido en un secreto de culto del panorama nacional indie, 'mientras que la gente quiera que toquemos, vamos a seguir tocando'

Julio es chino de nacimiento, pero tras catorce años en España, también tiene algo de aquí. En sus gestos es puro fuego, el mismo que abraza a su wok de hierro y el mismo que enciende su cabeza con mil ideas más veloces que sus palabras, que salen atropelladas en un español de la calle que 'mola' (como él mismo dice).  

La banda madrileña se juntó para tocar por primera vez hace 20 años. Con su nuevo disco bajo el brazo Mismo sitio, distinto lugar, comienza una gira que nace en Lima el 1 de marzo y culmina el 30 de junio en el Guggenheim de Bilbao
 

No es de las que hace promesas y propósitos para el año nuevo. Es más de valorar lo que ha hecho en el anterior, si está donde quería estar para replantearse hacia dónde quiere ir. El 2017 le ha cundido y el nuevo año seguirá ese camino. Irene Escolar pide al 2018 más oportunidades

Es uno de los integrantes del aclamado Novo Cinema Galego, que se asoma en sus obras al paisaje gallego para retratar su espesa naturaleza. El videoartista y cineasta Lois Patiño se llevó con su primer largo, el documental Costa da morte , el premio al mejor director emergente en el Festival de Locarno, entre otra docena de galardones internacionales

ElYELLA cierran los más importantes festivales nacionales, convocan hordas de fans y revientan salas como el Ochoymedio o La3. Se han ganado un lugar privilegiado en el panorama musical como DJ 'indies'. Un fenómeno que ha conseguido girar todas las miradas hacia su propuesta escénica creando una original experiencia musical y un espectáculo de emociones

La serie Paquita Salas fue la antítesis de la lógica y se convirtió en el proyecto audiovisual más celebrado de 2017. La webserie, dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrossi, reivindicó el patetismo desde la naturalidad y todos quisimos ser amigos de esa representante de artistas a la que nunca dejaríamos cuidar de nuestros hijos. Detrás de ese personaje está Brays Efe
<
>

Juan Mayorga hace jaque mate con Reikiavik

Por Raúl Losánez

Considerado como uno de los autores teatrales españoles más importantes y representados fuera de nuestras fronteras, Juan Mayorga estrenará a finales de septiembre, en el Centro Dramático Nacional, su último y esperado trabajo: Reikiavik, una obra que parte de la partida de ajedrez de 1972 entre Bobby Fischer y Borís Spaski para hablar, sobre todo, de otro gran enfrentamiento: el de cualquier ser humano en su día a día con el mundo.

En Reikiavik descubrimos a dos grandes ajedrecistas que, a su vez, se mueven también como piezas manejadas por otros jugadores. ¿Estamos condenados a ser marionetas? Bueno, es cierto que en la vida sentimos muchas veces que somos piezas manejadas en unos juegos cuyas reglas no conocemos del todo. En un primer plano, eso es verdad; pero hay un segundo plano en el que también tomamos decisiones con cierta libertad. Yo, efectivamente, establezco un paralelismo entre el ajedrez y la vida, porque ambos se basan en la memoria y en la imaginación. El jugador de ajedrez se basa en partidas anteriores, pero tiene que saltar al vacío al mismo tiempo y guiarse por la imaginación. Y eso es lo mismo que ocurre en la vida.

Es la eterna tensión entre el determinismo y el libre albedrío, ¿no? Claro. Cada uno de nosotros está limitado por la herencia y la sociedad; pero al mismo tiempo… podemos decidir. Incluso estando encarcelados, nuestra conciencia puede decidir no aceptar ese castigo o esa situación.

En la obra asistimos a un supuesto enfrentamiento entre dos hombres y dos mundos, pero… también vemos que esos hombres no están perfectamente ubicados en los mundos a los que representan. Pues sí; está muy bien visto eso. Es verdad que se contraponen dos mundos: no solo el norteamericano y el soviético, sino el individualismo radical de Fischer y el colectivismo de Spaski, en el que la derrota es considerada como una traición. Es un duelo entre dos razones; pero vemos que las razones están atravesadas de experiencia y, por ello, terminan siendo borrosas.

¿La lección de fondo en Reikiavik es que todos somos ajedrecistas jugando las partidas de nuestras vidas? Claro. La obra tiene un primer nivel pedagógico que tiene que ver con la historia del enfrentamiento de Fischer y Spaski; pero hay otro nivel en el que se representa el teatro del mundo. Un teatro en el que todos somos piezas y movemos piezas; un teatro en el que se nos asigna un papel, pero… un papel que admite variantes.

Si tuviera que empezar una nueva partida tras la publicación de esta entrevista y después del estreno, ¿a qué le gustaría jugar? Pues me gustaría bailar. He decidido este año apuntarme a una academia de baile. Soy muy torpe y quiero aprender.

¿Y cómo le gustaría celebrar con los lectores esta edición número 150 de El Duende? Precisamente bailando. A los que ya saben, los invitaría a que bailasen más para festejar estos 150 números; y a los que no saben, los invitaría también a aprender. Me viene a la mente algo que dijo Nietzsche: "Sólo creería en un Dios que supiese bailar".

Reikiavik. Teatro Valle-Inclán. Sala Francisco Nieva. Del 23 de sept. al 1 de noviembre. cdn.mcu.es

¡Última semana para ver Reikiavik!