Advertisement

agenda, concierto, entrevista, espiral, lori, meyers, musica
agenda, concierto, entrevista, espiral, lori, meyers, musica
Ya puedes escuchar En la espiral de Lori Meyers. Repasamos los casi veinte años de labor creativa con Ale Méndez

Francesca Woodman cogió su primera cámara a los 13 años y ahí comenzó su particular y fascinante recorrido fotográfico que terminaría de forma trágica con su suicidio a los 22 años

Luis Piedrahita vuelve a las noches de Callao City Lights con Las amígdalas de mis amígdalas son mis amígdalas. Regalamos una entrada doble a quien nos haga reir en Twitter. Comparte un chiste con el hasthag #Jajaja y consigue dos invitaciones

Si te has preguntado cómo surgió el mayor imperio de comida rápida de nuestro planeta, tienes una cita

Tocará en el 40º aniversario del Penta: ese lugar que fue epicentro de una explosión creativa que revolucionó Madrid en los años ochenta y permanece inmutable

Estrellas como Rihanna, Florence Welsh o Rita Ora se han rendido a los pies de estas gemelas inglesas que no dudan en asumir nuevos desafíos, como el diseño de los uniformes de del lujoso Nobu Berkley St de Londres

<
>

 
Capítulo XVIII
Donde se cuenta lo que en él se verá
 
 
Suena quijotesco decir que hoy existe una nueva movida cultural. Un mundo de creación desbordante, compuesto por muchos molinos de viento y no por unos pocos gigantes colosales de brazos largos de casi dos leguas de otras épocas. Aspas volteadas por el viento del esfuerzo que mueven la piedra del molino en tiempos difíciles. Una nueva hornada de Sancho Panzas, personajes injustamente secundarios, que en las últimas décadas han situado a las Artes y Las Letras en un escalón que tal vez obtenga, bajo la perspectiva que otorga el paso del tiempo, un justo reconocimiento.
 
Prueba de ello es el increíble resurgir de las Artes Escénicas que ha originado al unísono una frenética actividad teatral, un auge de lo independiente, nuevos formatos como el microteatro, nuevos territorios y escenarios y, no menos importante, un remozado público que ha terminado por atraer a las marcas, actuales mecenas de la cultura. Artistas autónomos, más profesionalizados que nunca, lanzados a la autogestión y la autoedición. Músicos y DJ´s que se hacen con un público desde sus propios canales y directos.
 
Un nuevo movimiento poético que sale a la calle y escritores que rompen con los cánones. Ilustradores, creadores urbanos, diseñadores, videocreadores y fotógrafos que compiten con pintores o escultores en el parnaso del arte. La gastrocultura, nuevos artesanos, el género documental, la democratización digital y el fenómeno maker. No hay fronteras en un arte transversal y multidisciplinar en la búsqueda de Dulcinea. La generación cultural más heterodoxa y ecléctica que se recuerda.
 
Pues bien, esta edición está dedicada a todos ellos, siguiendo una máxima cervantina; 'la ingratitud es hija de la soberbia'. A los creadores que alimentan nuestras páginas y nuestras portadas desde hace 18 años, desde que El Duende sacara aquel mayo del 98 sus ejemplares a las calles. Y gracias a ellos, aclamamos una nueva Movida, la PROmovida, que precisamente no está auspiciada por las instituciones como cantaban Los Refrescos. Sino una movida cultural liderada por creadores a los que les une una PROfesionalidad y calidad sin parangón, que han sabido labrarse su camino en los senderos de la supervivencia. 
 
Esta edición de aniversario es un homenaje a ellos y una verdadera exposición de algunos de sus protagonistas. Hemos querido descubrir y rendir tributo a los iconos de los últimos tiempos para verlos reinterpretados desde su visión y obra. Porque El Duende si con algo delira, como Alonso Quijano en sus sueños, es con convertirse en un útil vehículo que apoya la cultura de esta ciudad y a sus protagonistas, pero 'sábete, Sancho, que nos es un hombre más que otro, si no hace más que otro'. Suena Quijotesco decir que hoy existe una nueva movida cultural formada por Sancho Panzas. La 'PRO', como llaman los niños a los mejores, MOVIDA.   
 
*Este editorial está dedicado a mis compañeros, grandísimos PROS, supervivientes y claros exponentes de lo que aquí se cuenta 

EDITORIAL. Capítulo XVIII