Advertisement

El Monte de Piedad de Madrid convoca un concurso de microrrelatos inspirados en la institución que premiará al ganador con 1.702 euros

Tras obrar el milagro de los 400.000 espectadores en su versión teatral, 'Los Javis' llevan a la gran pantalla la historia de dos monjas lesbianas y una pareja de adolescentes que creen haber encontrado a Dios en los agudos de Whitney Houston

La Casa Encendida acoge la exposición Drawing on a Revolution, una inmersión total en el particular universo artístico del artista canadiense Marcel Dzama. Un imaginario basado en multitud de referencias e influencias como Marcel Duchamp, Goya, el dadaísmo, Picabia o el Bosco

<
>

 
Nueva York, rincón eterno del mundo
 
 
Como Lorca, Jardiel Poncela, Juan Ramón Jiménez, Rubén Darío, José Hierro… Muchos han bañado su nostalgia poética en el aire geométrico y libre de Nueva York. Con grandiosidad y énfasis, bien o mal parados, los sentimientos se desbordan a ambos lados de sus tres ríos. No diré nada de Nueva York que no hayas visto, leído o que no te hayan contado. Y es que si algo tiene Nueva York es que despierta idénticos anhelos. Como aquel atardecer en Long Island, bajo los efluvios de amor de juventud y embriagado de versos libres de Walt Whitman. 
 
Yo también miré 'tan lejos como pude, había espacio ilimitado allá, conté tantas horas como pude, había tiempo ilimitado antes y después'. Algo así debió sentir Lorca cuando escribió 'No quiero mundo ni sueño, voz divina / Quiero mi libertad, mi amor humano / En el rincón más oscuro de la brisa que / Nadie quiera / ¡Mi amor humano!'
 
Hoy recupero mis libretas de antaño y en mis apuntes ingenuos a lápiz, de letra agitada y con tachones, adivino a leer: Atardecer en Long Island. Ansiedad, vértigo de libertad. Principios ahogados en el fuego implacable de la pasión. Sé que puedo perder y aún no estoy preparado. Rincón eterno del mundo, volveré para contártelo en mi propio atardecer, en el incierto ocaso de mi vida. 
 
De nuevo, la tarde se está incendiando y no estoy en Nueva York.  

Rincón eterno del mundo