Advertisement

Entre el 21 al 25 de febrero, la feria Urvanity cobrará vida en una nueva sede, más acorde con sus necesidades y sus aspiraciones, más amplia y mejor comunicada con la ciudad, como es LA SEDE del COAM

Los festivales se rifan a una banda que se ha convertido en un secreto de culto del panorama nacional indie, 'mientras que la gente quiera que toquemos, vamos a seguir tocando'

Julio es chino de nacimiento, pero tras catorce años en España, también tiene algo de aquí. En sus gestos es puro fuego, el mismo que abraza a su wok de hierro y el mismo que enciende su cabeza con mil ideas más veloces que sus palabras, que salen atropelladas en un español de la calle que 'mola' (como él mismo dice).  

La banda madrileña se juntó para tocar por primera vez hace 20 años. Con su nuevo disco bajo el brazo Mismo sitio, distinto lugar, comienza una gira que nace en Lima el 1 de marzo y culmina el 30 de junio en el Guggenheim de Bilbao
 

No es de las que hace promesas y propósitos para el año nuevo. Es más de valorar lo que ha hecho en el anterior, si está donde quería estar para replantearse hacia dónde quiere ir. El 2017 le ha cundido y el nuevo año seguirá ese camino. Irene Escolar pide al 2018 más oportunidades

Es uno de los integrantes del aclamado Novo Cinema Galego, que se asoma en sus obras al paisaje gallego para retratar su espesa naturaleza. El videoartista y cineasta Lois Patiño se llevó con su primer largo, el documental Costa da morte , el premio al mejor director emergente en el Festival de Locarno, entre otra docena de galardones internacionales

ElYELLA cierran los más importantes festivales nacionales, convocan hordas de fans y revientan salas como el Ochoymedio o La3. Se han ganado un lugar privilegiado en el panorama musical como DJ 'indies'. Un fenómeno que ha conseguido girar todas las miradas hacia su propuesta escénica creando una original experiencia musical y un espectáculo de emociones

La serie Paquita Salas fue la antítesis de la lógica y se convirtió en el proyecto audiovisual más celebrado de 2017. La webserie, dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrossi, reivindicó el patetismo desde la naturalidad y todos quisimos ser amigos de esa representante de artistas a la que nunca dejaríamos cuidar de nuestros hijos. Detrás de ese personaje está Brays Efe
<
>

 
Un viaje para los que viajan solos
El manuscrito de Sichuán
 
Autor Benjamin G. Rosado · Ilustración: Paloma Asensio
Pasajero: Gonzalo Suárez
 
Este es un viaje ideal para quienes gustan de viajar solos, como es el viaje del lector. Aunque en este caso lo harán, entre nieblas, junto a Gonzalo Suárez (Oviedo, 1934). Con él al timón, 'remarán al viento' entre las páginas de un guión escrito por él mismo y pendiente aún de rodaje.
 
Tal es el empeño de la protagonista de El manuscrito de Sichuan, un guión malogrado por los censores de la televisión que Suárez se resiste a desempolvar. Porque ya nadie lee y porque Europa se ha llenado de fronteras, el escritor y cineasta pone rumbo a La Mancha sin más equipaje que 'un bolígrafo, un papel y unas gafas de realidad virtual'. 
 
¿Cuál sería un viaje utópico ideal? Mi viaje utópico sería volver a nacer sabiendo de qué va la película y actuar en consecuencia. Como reportero me contentaría con alcanzar a Cervantes, dos días antes de su muerte, en el también hipotético viaje del prólogo de su último libro. Eso es lo que precisamente intenté en el guión de El manuscrito de Sichuan que rechazó en su día TVE y se negó a reconsiderar en las efemérides del cuarto centenario. Lo lamento. Hubiera sido otro Remando al viento. Tendré que esperar un centenario más…
 
¿En qué consistiría eso de 'remar al viento de los molinos'? En el prólogo de la segunda parte de El Quijote, Cervantes soñó que el emperador de China fundaba una escuela en la que El Quijote sería el libro donde los chinos aprenderían el castellano y a él le proponía dirigirla. Pero, como no le pagaba el viaje, renunció. Sin duda, era una broma premonitoria. Eso me sugirió el principio de la historia.
 
Una niña china encuentra un manuscrito en las aguas de un río donde se relata el viaje de Cervantes a Toledo dos días antes de morir, y se propone alcanzarlo, a través del espacio y el tiempo, para que le cuente una última historia. Personajes y episodios se suceden. La batalla de Lepanto, el cautiverio en Argel, los amores adúlteros y los problemas con la justicia se alternan con el mítico descenso a la cueva de Montesinos o un viaje a lomos de Clavileño sobrevolando la laguna Estigia. Hubiera sido una fantástica película. Pero no quiero hablar más de ello. 
 
Como cineasta, renegaste de Hollywood. Como escritor, sentiste fascinación por París. ¿Qué esperas encontrar en La Mancha? No renegué de Hollywood. De ahí vinieron nuestros dioses y diosas hablando nuestro idioma, doblaje mediante, y nos conquistaron. De mayor no he perdido la esperanza de llegar a parecerme a Cary Grant en Con la muerte en los talones. Pero París siempre fue París hasta que Europa dejó de ser Europa. Ahora el mundo entero, incluida La Mancha, es una coctelera. No debemos olvidar que, en su tiempo, los libros de caballería, de origen francés, y la influencia italiana de Cervantes, como en Shakespeare, sobrepasaban cualquier contexto nacional. La imaginación y los sueños no tenían fronteras y la cultura nos unía donde ahora la economía nos separa.
 
¿Fue acaso Don Quijote un Frankenstein, una suma de personajes reales? Todo escritor, incluso de ficción, se alimenta en alguna medida de su experiencia y entorno. Pero las criaturas de El Quijote no tiene nada que ver con el monstruo de Mary Shelley sino, más bien, con los personajes de los libros de caballería o la lírica de Petrarca o las pastoriles de Virgilio. Puede, de todas maneras, que estemos acordándonos de Cervantes demasiado tarde, cuando ya son pocos los que saben leer y menos los que hayan leído El Quijote. Al parecer, interesan más sus huesos.  
 
¿Qué tendría que ocurrir para que retomaras el proyecto de El manuscrito de Sichuán? En el mundo existen otras necesidades más perentorias. Sería más urgente una campaña para enseñar a leer y a escribir, siempre y cuando antes hayamos dado de comer. Para la cultura debe haber otros estamentos, como en Francia para el cine, por ejemplo, y no olvidar que las películas dan trabajo a mucha gente y contribuyen a la identidad de un país.
 
El síndrome de albatros es un viaje a la deriva de los barcos en el que se mezclan el teatro, el cine, las memorias... ¿Se hibridarían también los géneros en tu viaje utópico? La mezcla de géneros ha sido una de mis obsesiones literarias. Y lo sería también en mi viaje. En el libro que acabo de terminar, y del que todavía no he encontrado el título, sigo intentándolo como lo hice en Con el cielo a cuestas, donde se mezclan retazos autobiográficos con otros imaginarios. 
 
¿Alguna recomendación para futuros viajeros que quieran seguir tus pasos? Que inventen el cine. Como a los pioneros, no nos queda otro remedio. Y que se salgan de las salas y las pantallas si fuera preciso. Lo importante es la mirada.  
 

Un viaje para los que viajan solos