Advertisement

Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud
Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud

Nos vamos de viaje a Viena para visitar el rastro de Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser con motivo del primer centenario de su desaparición.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida.

<
>

 

 
Antonyo Marest. El mar sobre el asfalto 
 
Por Rebeca Queimaliños
 
Antonyo Marest utilizaba trozos de cartón para customizar los fuertes de Playmobil y doblaba las míticas piezas de plástico K’nex para que las construcciones encajasen en su imaginario. Una mente tan estructuralista sólo tenía dos bifurcaciones: psicópata o artista. Y fue la B. Empezó a pintar las paredes de su -diminuto y conservador- pueblo a los 10 años; nadie entendió su talento transgresor y se refugió en Dalí, La Bauhaus, la arquitectura de Victor Horta o las tipografías de Letraset.
 
Pero la clave fue descubrir al Grupo Memphis, un movimiento que reventó los cánones de la arquitectura y diseño industrial en los años 80 al ignorar el gusto del público y crear con absoluta libertad. 'Ese grupo antidiseño creaba cosas rompedoras, objetos que nadie pondría en su casa elaborados con materiales extraños y colores difíciles de combinar. Englobaba todo lo que me gustaba del arte'. Marest incluyó los colores del Mediterráneo y proyectó un imaginario tan particular como auténtico.
 
Un espacio artístico que en el que confluyen formatos, tramas, texturas y formas geométricas perfectamente alineadas. La obra de Marest es un viaje lisérgico a través del azul hasta conseguir ver el mar a través de sus puntos de fuga. Su obra está diseminada por la geografía española, pero os proponemos dos ‘hotspots’ en Madrid para introduciros en su obra: la puerta de nuestras oficinas -calle Flora, 2- y los muros de la Tabacalera -Glorieta de Embajadores-
 
Esencia del Mediterráneo · Lonja del Pescado · Alicante · Hasta el 28 febrero
 

Antonyo Marest. El mar sobre el asfalto