Advertisement

El barrio de Chueca y algunas de las principales calles de Madrid sacarán sus banderas arcoíris para celebrar las fiesta del Orgullo LGBT, que este año coincide con el Worldpride. Ahí van las actividades culturales imprescindibles. 

Invertir el tiempo necesario para dedicar tiempo a las cosas que importan. Cervezas Alhambra ha creado la plataforma Crear / Sin / Prisa para reivindicar la calma

Madrid no tiene playa pero es un oasis cultural. Y en el epicentro, MINI Hub. Un lugar diseñado para el promover el diseño, la innovación, la sostenibilidad y mentes creativas. ¿Entras?

Russian Red se fue a Los Ángeles hace tres años y nunca más volvió. Allí puso en venta sus vintages, dejó la música, se casó y reconstruyó una iglesia abandonada. Ahora presenta Karaoke

<
>

 
Mallorca sin filtros
Por Rebeca Queimaliños 
 
El sur de la isla es su norte. El fotógrafo Alberto Van Stokkum (Palma de Mallorca) es aleación de sol, roca y Mediterráneo. El objetivo del viaje era recorrer su memoria a través de carreteras secundarias en el SUV Peugeot 3008 e inmortalizar su infancia. Una ruta de tres puntos muy alejados de Magaluf: la playa de Es Trenc, Ses Covetes y La Rapita. 'Quería fotografiar esas imágenes a las que siempre regreso. A los diez mil chapuzones desde las rocas, a esas noches durmiendo en la playa con mis padres, las barbacoas infinitas, los atardeceres y el sol cayendo sobre el mar…' Su hijo, Leon Van Stokkum, casi nacía en Madrid mientras él recorría su vida en la isla. Y, mientras conducía, pensaba en viajar con él este verano y descubrirle esos lugares a los que siempre volver.
 
Sobre planes por carretera: la ruta 66 desde Las Vegas a Santa Mónica y la clásica U.S Route 101 que atraviesa California. Eso sí, sin hoja de ruta. Solo GPS y noches de moteles inspirados en el cine de Cronenberg o Lynch. Si queréis detalles de ese viaje, haced scroll en su Instagram -@avanstokkum- hasta llegar a septiembre de 2014. Altamente recomendable. Y sobre el SUV Peugeot 3008m es el primer coche en el que ha conseguido meter -sin partida de tetris- la tabla de windsurf, su equipo fotográfico, a su padre y todavía sobraba espacio para una -o dos- sillas de bebé. Así que sí, gran opción. 
 

Mallorca sin filtros. By Van Stokkum