Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

 
Sin nostalgia de Trainspotting
 
Por Israel Paredes
 
Veinte años después, Danny Boyle y John Hodge vuelven a reunir a Renton, Begbie, Spud y Sick Boy en T2: Trainspotting, adaptación libre de Porno, de Irvine Welsh, que sitúa a los personajes en Escocia cuando Renton regresa y debe enfrentarse a sus amigos. Excusa argumental mínima que sirve a Boyle para realizar una película anti-nostálgica y metaficcional, en la que la primera entrega intenta manifestarse en la nueva sin conseguirlo, como una imagen fantasmal en el presente. Poco complaciente y beligerante contra la sociedad actual, T2: Trainspotting no convencerá, y, en verdad, es bueno que así sea, porque eso da más sentido a lo que plantea la película.
 
T2: Trainspotting · Dir: Danny Boyle · Con: Ewan McGregor, Robert Carlyle, Jonny Lee Miller

Sin nostalgia de Trainspotting