Advertisement

No podría decir si mis primeras lecturas fueron cómics o novelas. Tampoco ayuda mucho que el primer recuerdo sean las Joyas Literarias Juveniles, las adaptaciones literarias que publicó Bruguera en los setenta. Por Christian Osuna

El mundo onírico y enigmático del taiwanés Page Tsou muestra escenas de fantasía con influencias del manga, el arte urbano o la pintura tradicional oriental. En el Museo ABC hasta el 15 de octubre

El mar las quería desnudas. Los pechos al descubierto, una bandana en la cabeza y el taparrabos llamado fundoshi. Así trabajaban las ama, buceadoras a pulmón del Pacífico

Del amor incondicional de Andrea Salinas por el mar nació esta marca de ropa de baño sostenible. Diseños elegantes realizados con materiales eco-premium, como tejidos creados a partir de plásticos y redes reciclados procedentes del mar. Hablamos con Andrea para sumergirnos en el universo Now_Then

Pues resulta que todo termina cuando Miqui me propone que escriba su artículo y yo le digo que sí aunque ya no comprendo nuestra amistad, ni siquiera sé si su nombre real es Miqui —me pregunto quién tolera que lo llamen así—, e igual con su apellido, Valenciaga, Valenzuela… 

<
>

 
Tragedia sana
Por Andrea G. Bermejo
 
La mamá de Calabacín hace un riquísimo puré pero bebe mucha cerveza. Un día, sin querer, Calabacín la tira por las escaleras y ella se muere. Así comienza la sorprendente ópera prima de Claude Barras, un relato en stop-motion sobre la crudeza de la vida pero también sobre lo esperanzadora que puede llegar a ser. Tras la muerte de su madre, Calabacín es enviado a un orfanato en el que hay otros niños a los que 'nadie quiere afuera', le dice uno de los sus compañeros. La vida de Calabacín es la historia de cómo estos niños desprovistos de amor aprenden a ser queridos, un cuento triste, duro, pero también tierno, de colores expresionistas y con sentido del humor sobre cómo el amor puede florecer hasta en los rincones más oscuros.
 
La vida de Calabacín · Dir: Claude Barras · Animación
 

Tragedia sana