Advertisement

No podría decir si mis primeras lecturas fueron cómics o novelas. Tampoco ayuda mucho que el primer recuerdo sean las Joyas Literarias Juveniles, las adaptaciones literarias que publicó Bruguera en los setenta. Por Christian Osuna

El mundo onírico y enigmático del taiwanés Page Tsou muestra escenas de fantasía con influencias del manga, el arte urbano o la pintura tradicional oriental. En el Museo ABC hasta el 15 de octubre

El mar las quería desnudas. Los pechos al descubierto, una bandana en la cabeza y el taparrabos llamado fundoshi. Así trabajaban las ama, buceadoras a pulmón del Pacífico

Del amor incondicional de Andrea Salinas por el mar nació esta marca de ropa de baño sostenible. Diseños elegantes realizados con materiales eco-premium, como tejidos creados a partir de plásticos y redes reciclados procedentes del mar. Hablamos con Andrea para sumergirnos en el universo Now_Then

Pues resulta que todo termina cuando Miqui me propone que escriba su artículo y yo le digo que sí aunque ya no comprendo nuestra amistad, ni siquiera sé si su nombre real es Miqui —me pregunto quién tolera que lo llamen así—, e igual con su apellido, Valenciaga, Valenzuela… 

<
>

Sylvia Plath sin censura

Por Paloma F. Fidalgo

Sylvia Plath en vida La malograda vida de Sylvia Plath, una de las grandes escritoras del siglo XX, ha vuelto a la actualidad literaria española. La editorial Alba publica sus Diarios completos, sin los hachazos que le propinó el marido de la escritora a los textos en su primera edición, en un intento por ocultar sus vergüenzas, y la nueva editorial Barlin Libros se estrena con la biografía que le dedicó a la poeta Paul Alexander, conocido también por haberse ocupado de las de James Dean y J. D. Salinger. Magia cruda. Una biografía de Sylvia Plath, con prólogo de Luna Miguel, cuenta las dificultades tras la pluma de Plath: depresión, intentos de suicidio, marginación, infidelidades de su marido, abortos, rechazo editorial… Una vida que no conoció la fama, la condición de mito que ha llegado a ser esta autora tras su muerte. 

Sylvia Plath sin censura