Advertisement

...me acerco al mar como quien va a una iglesia, algo así, porque lo que a mí me ocurre no tiene remedio y cuando se va a la iglesia, es lo que sientes, que ya no hay solución, si no, cómo te vas a meter en una iglesia a rezar si aún hay algo que puedas hacer

Cada edificio de oficinas tiene tres, cinco, siete plantas. Diez. En cada planta hay varios departamentos separados por placas. Los techos altos surcados por cables quedan ocultos por cuadrados blancos

Playas, montañas, islas, patios, jardines y plazas son los entornos que refrescarán un verano que sobrecalentará el pavimento

El calor aprieta y el teatro, por aquello de que es un arte en transformación, se adapta a las circunstancias para que el espectador pueda aprovechar el mínimo frescor que proporcione la noche

<
>

Sylvia Plath sin censura

Por Paloma F. Fidalgo

Sylvia Plath en vida La malograda vida de Sylvia Plath, una de las grandes escritoras del siglo XX, ha vuelto a la actualidad literaria española. La editorial Alba publica sus Diarios completos, sin los hachazos que le propinó el marido de la escritora a los textos en su primera edición, en un intento por ocultar sus vergüenzas, y la nueva editorial Barlin Libros se estrena con la biografía que le dedicó a la poeta Paul Alexander, conocido también por haberse ocupado de las de James Dean y J. D. Salinger. Magia cruda. Una biografía de Sylvia Plath, con prólogo de Luna Miguel, cuenta las dificultades tras la pluma de Plath: depresión, intentos de suicidio, marginación, infidelidades de su marido, abortos, rechazo editorial… Una vida que no conoció la fama, la condición de mito que ha llegado a ser esta autora tras su muerte. 

Sylvia Plath sin censura