Advertisement

La Fundación Mapfre presenta la mayor retrospectiva del fotógrafo americano Nicholas Nixon. Una serie que profundiza sobre el paso del tiempo, la familia y las ausencias

La artista francesa Laure Prouvost ha empapelado la ciudad de Copenhague con cuerpos desnudos. La artista, premio Turner de arte contemporáneo, ha pegado pechos y entrepiernas en las paredes de la ciudad para dar el pistoletazo de salida a la feria de arte Chart que se celebró en septiembre

El artista francés JR ha instalado una fotografía enorme de un bebé que se asoma a través de la estructura que divide México y EE UU

<
>

Arte sobre la piel
Iria Alcojor

Por Henar Ortega · En la foto: Iria Alcojor junto a una de sus obras 
 
Iria Alcojor siempre tuvo devoción por el mundo del tatuaje pero primero desarrolló su faceta como ilustradora. Hasta que en 2013 hizo su primer tatuaje. Una idea le rondaba la cabeza desde los quince años: le parecía un orgullo que alguien llevara un dibujo suyo en su cuerpo. Es una tatuadora convencida en el rol de los tatuadores como artistas, que tienen su propia obra personal, y que pueden realizar una obra única y verdaderamente especial. Sus referentes vienen de la cultura punk, glam, queer, pero también de la naturaleza, cine, vivencias... Y es la portadista de El Libro Negro del Mar. 
 
¿Qué es para ti un tatuaje? La oportunidad de tener el trabajo de un artista. Es la forma de ver las cicatrices internas que deja el paso del tiempo (buenas y malas) y convertirte tú mismo en una pieza de arte.
 
¿Tatúas en blanco y negro por convicción? Tatúo en blanco y negro porque mi trabajo de ilustración fue perdiendo color cada vez más. Creo que el negro me resulta muy elegante y no chirría con ningún otro color, siempre es muy estético y está lleno de simbología y alma.
 
¿Hace falta ser un lobo de mar para tatuarse? El tatuaje está cada vez más extendido y hay gran variedad de estilos, así que cualquiera puede encontrar el tatuaje acorde a su persona.
 
¿Ha venido mucha gente a pedirte un tatuaje que le ayudase a cerrar una etapa y abrir otra? Si claro, cada uno tiene sus motivos, pero supongo que ese es un motivo comodín para cualquier cambio especial, incluso para un nuevo corte de pelo.
 
En cuanto al diseño, ¿qué es lo más demandado? Un nombre, un corazón, alguna geometría. A mí me encantaría que fueran cosas un poco más atrevidas.
 
La historia del tatuaje en Occidente está muy ligada al mar, ¿es el mar una fuente de inspiración para ti? Si, entre otras muchas cosas. Siempre me produce un cierto sentimiento de nostalgia y me encanta imaginarme en una isla desierta bebiendo de un coco, descansado y desconectando por fin la cabeza.
 
¿Cuál es el tatuaje más grande que has hecho? Un Ave Fénix en todas las costillas, para una chica que es una titana y lo aguantó genial. 
 
¿Y el más pequeño? Un corazoncito, una estrellita... No recomiendo los tatuajes demasiado pequeños, envejecerán peor.
 
¿Cuál es el mejor momento del año para hacerse un tatuaje? Cualquiera, sólo tienes que pensar en tus vacaciones. Las primeras dos semanas tienes que proteger el tatuaje del mar o la piscina y del sol si vas a torrarte vuelta y vuelta. Mucha gente cree que no puede tatuarse en verano, pero no es así, puede darte el sol, lo malo es que esté expuesto a este de forma intensa.
 
¿Cómo está el panorama para las mujeres en el mundo profesional del tatuaje? Como en todos los aspectos de la vida, la mujer es apreciada por unos, infravalorada por otros, y observada como minoría atípica por algunos. Yo no he tenido que soportar ningún maltrato claro, pero alguna compañera de profesión ha sido rechazada por un cliente por el único hecho de ser mujer.  

Arte y tinta sobre la piel