Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

Brays Efe
El hombre que no siempre estuvo ahí
 
Por Rebeca Queimaliños · Fotografía Jerónimo Álvarez
 
Es casi inconcebible un estreno de cine sin un plan de marketing que garantice el éxito. Casi. La serie Paquita Salas fue la antítesis de la lógica y se convirtió en el proyecto audiovisual más celebrado de 2017. La webserie, dirigida por Javier Calvo y Javier Ambrossi, reivindicó el patetismo desde la naturalidad y todos quisimos ser amigos de esa representante de artistas a la que nunca dejaríamos cuidar de nuestros hijos. Detrás de ese personaje está Brays Efe. Es canario, criado en Galicia, impermeable a la estupidez y un tipo con un gran sentido de la ética.  
 
Sobre su infancia en la aldea gallega de Vilariño. Crecer en ese entorno me quitó muchas ideas preconcebidas, absurdas y clasistas relacionadas con la unión que la gente suele hacer de lo vulgar como algo poco intelectual. Los peores recuerdos tienen que ver con la mezquindad de la gente, pero la mezquindad no tiene nada que ver con la aldea porque me mudé a una ciudad industrial y me seguí encontrando mezquindad.
 
Volver al campo. Me encantaría si el medio rural no estuviera tan desmantelado por el éxodo y la poca atención de las instituciones. Madrid tiene grandes oportunidades de acceso a la cultura, pero tampoco nos engañemos: amo Madrid, pero le faltan muchas cosas.
 
Ser trending topic no da dinero. Desde hace unos años se puso muy de moda el adjetivo de cine low cost, pero no hay que olvidar que también puede ser low profit. Dándole la vuelta a la maravillosa frase de Simone Biles en Dancing with the stars: 'Sonreír no te hace ganar medallas de oro'. Ser trending topic no da dinero. Las redes sociales son un lugar inexistente que casi siempre va unido a la felicidad, es un relato de ficción, en realidad deberíamos todos trabajar para poder hablar de la imperfección, la infelicidad y la precariedad.
 
Cine y política. El cine es política, incluso involuntariamente o por omisión. Pero cada persona es libre de decidir si quiere implicarse o no a nivel personal, no hay que olvidar que ser actor, presentador o modelo te convierte en una figura pública pero es solo un trabajo, ¿te imaginas tener que estar explicando en tu oficina todos tus puntos de vista o hablar de si tienes o no pareja y en qué términos? A mí me encanta la gente sincera, valiente y transparente que se presenta tal y como es... Con mis límites, pero trato de ser así.
 
El efecto Weinstein. Es horrible. Lo único positivo es que al fin se hable en voz alta y se trabaje para ponerle fin. No ocurre solo con Weinstein, ocurre en todos los países y entornos laborales... Y eso es lo verdaderamente terrorífico. Creo que faltan más lugares en los que hablar con libertad sobre las ideas y los errores que cometemos.
 
Sobre si España es un país tolerante. No lo sé. La tolerancia es un sentimiento un poco tal-que-así... A mí no me importa en absoluto que la gente me ‘tolere’ como si me estuviera haciendo un favor, como si hubiera que mantener unas formas concretas... Con que me respeten es suficiente.
 
Lo que aprendió del bullying. Es un hecho biográfico que no puedo cambiar y es horrible que todavía haya niños que sientan miedo de ir a clase. Cuando yo lo sufrí al menos llegabas a casa y estabas tranquilo, pero ahora con las redes sociales es más complicado. El bullying no es ninguna broma, hay que acabar con él, pero todo pasa. Es importante saberlo: se acaba. A mí me enseñó a vivir conmigo mismo, me ha dado muchos problemas, pero también un gran sentido del humor y un sentido muy elevado de la amistad. Es un hecho más que me ha convertido en quién soy.
 
Romper cánones de cine patrio. Es muy difícil localizar la razón concreta que ha hecho que Paquita Salas haya tenido la repercusión que ha tenido, seguramente sea una mezcla de muchos factores entre los que se encuentra que haya pertenecido a una plataforma digital que nos hayan permitido hacer exactamente lo que nos ha dado la gana, no tener expectativas concretas sobre el resultado y, por supuesto, el tono de los Javis, que mezcla la ternura y la comedia con muchísima maestría. También es verdad es que hemos tenido mucha suerte y el producto llegó cuándo y cómo tenía que llegar... En mi generación hay muchísima gente talentosa trabajando muy duro y creo que estamos en el momento de que se empiecen a abrir las puertas.    
 
*La segunda temporada de Paquita Salas se estrena en Netflix en 2018
 

Brays Efe. El hombre que no siempre estuvo ahí