Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud
Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud

Nos vamos de viaje a Viena para visitar el rastro de Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser con motivo del primer centenario de su desaparición.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, la fruta y verdura frescas, los pescados de lonja y las carnes al corte para paladares exquisitos, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida después de haber llenado el carro de la compra

Dicen que La Boqueria es el mejor mercado del mundo. No solo por los 500 años de historia que arrastra este lugar de culto en el corazón de Las Ramblas, ni por el hecho de que si ellos no lo tienen es que no existe, ni siquiera por su papel de catalizador en el boom gastronómico que ha vivido la cocina en las dos últimas décadas...

Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal

Sidecars es lo contrario a producto industrial. La evolución de Gerbass, Juancho y Ruly tiene bastante más que ver con barro, insomnio y carretera que con una estrategia trazada en hojas de excel. Por eso su público - tan auténtico como sus botas Chelsea- ha conseguido que la banda de Alameda de Osuna cuelgue 'Sold Out' hasta cuatro veces en La Riviera

<
>

 
CARLOS VERMUT
Haciendo memoria 
 
Por Paloma F. Fidalgo · Fotografías Jerónimo Álvarez
 
Dos películas le han bastado a Carlos Vermut (Madrid, 1981) para consagrarse como uno de nuestros directores más interesantes, con un peculiar universo que bebe de fuentes dispares como el cómic o la tradición castiza para bucear en el lado más oscuro del hombre. Con Netflix a la producción, en 2018 estrena Quién te cantará. Najwa Nimri interpreta a una cantante retirada que pierde la memoria. 
 
Diamond Flash (2011) fue un baluarte del cine low cost y Magical Girl (2014) ya es un clásico del cine español contemporáneo. ¿Cómo ha cambiado tu cine hasta Quién te cantará? Creo que hacer tres películas me ha ayudado a saber qué tipo de historias quiero contar y cómo quiero contarlas. He aprendido a ser más paciente, a dedicar más tiempo a cada aspecto, a intentar sacar todo el provecho de cada escena sin necesidad de ser sobre explicativo o, por el contrario, demasiado críptico. Creo que, paradójicamente, cuanto más cine hago, más amor y aprecio siento por el cine clásico. Con respecto a la manera de trabajar, he aprendido a dar mucha importancia a la comunicación. Es importante saber comunicarse cuando trabajas con tantas personas.
 
Se te ha comparado con Almodóvar por el protagonismo de los personajes femeninos. ¿Te interesan particularmente como director? En Diamond Flash las mujeres eran las protagonistas de una ficción casi siempre protagonizada por hombres (las películas de superhéroes). Y en Magical Girl, Bárbara se veía atrapada y a la vez participaba de una cadena de chantajes. Su condición de mujeres era muy importante en la trama y me interesaba hablar de ello desde esa perspectiva, pero no siempre es así. En Quién te cantará, por ejemplo, no es tan relevante en la historia como su clase social. Lo importante es que los personajes me resulten interesantes y me apetezca hablar de ellos. Hay grandes directores y directoras que me interesan por cómo construyen sus personajes, femeninos o no. Almodóvar, por supuesto.
 
En Magical Girl jugabas con la herencia del cine español y con el casticismo. ¿Y en Quién te cantará? Hasta ahora todas mis películas comparten el mismo universo, incluso hay elementos y personajes comunes entre ellas. Es la España actual. Además, me gusta homenajear o introducir elementos de la cultura popular española y del cine español de otras épocas. En Quién te cantará, también sucede. De hecho, creo que Quién te cantará es bastante deudora de muchas películas de Cine de Barrio.
 
¿Por qué crees que Magical Girl funcionó tan bien en Francia? No lo sé. Creo que gastaron más dinero en promocionarla. 
 
¿Qué debemos aprender de Francia, país donde hay tanta cultura cinematográfica? Lo que sí sé es que los productores españoles deberían invertir más dinero en cuidar los guiones de las películas que producen.
 
El cómic ha influido mucho en tu cine. El cómic me ha ayudado mucho a planificar. Un storyboard es una gran herramienta para un director, poder hacerlo tú mismo es muy útil. En Quién te cantará he desarrollado uno muy meticuloso.
 
En esta película la amnesia de Najwa Nimri parece desatar una crisis de identidad. Me interesa mucho la construcción de la identidad. Somos lo que somos por imitación, pero a la vez somos objeto de imitación por parte de otras personas. Creo que en un lugar entre una cosa y otra está aquello que nos hace únicos. Siempre hay algo genuino en nosotros que varía aquello que hemos aprendido, aquello que imitamos. El lenguaje que aprendemos cambia y evoluciona porque añadimos pequeñas variaciones personales. Ese elemento, lo personal, lo genuino, lo único en nosotros, es lo que me interesaba cuando comencé a escribir Quién te cantará.
 
Diamond Flash fue rompedora en su distribución, se lanzó por Internet. Magical Girl fue más tradicional en este sentido, y Quién te cantará la has hecho con el apoyo de Netflix. ¿Cómo crees que va a cambiar la distribución del cine el VOD? Es importante que convivan las ventanas online con las salas. Yo, personalmente, prefiero las salas. En las que no puedes parar la película cuando te apetece.
 
¿Qué no te vas a perder este año, en lo cultural? Estoy deseando ver The Florida Project, El Reino, Phantom Thread, Los increíbles 2…  

Carlos Vermut. Haciendo memoria