Advertisement

En Duendemad hemos conocido a Fernando Guallar antes del estreno de la segunda temporada de Velvet Colección de Movistar+. ernando hoy es nuestro personaje Duendemad.

El fotógrafo Javier Aranburu (con n, nos recalca) se ha paseado cámara al cuello por varios continentes, pero lleva quince años retratando nuestra ciudad en el proyecto You love Madrid. 

Una madre con su hija en brazos, una abuela sonriente, una joven asiática y una simpática pelirroja pecosa. Ellas han sido las protagonistas de los exitosos carteles de San Isidro 2018. Unas alegres ilustraciones firmadas por la ilustradora Mercedes DeBellard con quien nos encontramos en las inmediaciones de la plaza de Tirso de Molina.

Estamos de enhorabuena. Tras editar seis discos, colaborar en el programa radio "El Mundo Today" o haber participado en montajes teatrales, Maika Makovski nos vuelve a sorprender y se pone frente a las cámaras para convertirse en la presentadora de "La hora musa", un nuevo programa de La2 que contendrá “música, música y música”. 

<
>

 

 
I’m blue I’m pink
Pasaporte onírico
Por Henar Ortega
 
Los responsables de la portada (y las portadillas interiores) del nuestro Calendario son I’m blue I’m pink, un estudio de dirección de arte, set design y fotografía formado por dos mentes curiosas amantes del diseño y del arte. Son dos hermanos, Pedro y Teo, con dos perfiles complementarios y a los que les gusta crear mundos oníricos con una belleza especial.
 
¿Cómo surgió I’m blue I’m pink? Siempre hemos estado muy interesados en la cultura visual, desde el arte hasta el diseño gráfico. Un día vimos un reportaje sobre Sebastião Salgado que explicaba que a los 40 años decidió dedicarse de pleno a la fotografía y dejar atrás su trabajo como doctor en economía. Esto nos ayudó a decidirnos a dar el salto y crear nuestro propio estudio. 
 
¿Por qué ese nombre? Tenemos distinta formación, y queríamos comunicarlo en nuestro nombre. Lo importante a transmitir no era que somos un chico y una chica, sino que unimos mundos diferentes.

 
¿Qué tipo de trabajos realizáis? Creamos imágenes que ayudan a las marcas a comunicar sus valores. Principalmente, nuestros proyectos están relacionados con el mundo de la belleza, la moda y el arte: imágenes para lookbook y publicidad de marca, o para revistas u otras publicaciones. 
 
Estáis en Sant Feliu de Guíxols (Girona) , 'a coastal town in Empordá touched by the tramontana, as Dalí' según dice vuestra web, ¿cómo influye en vuestro trabajo? Nos fascina el surrealismo de Dalí y sus mundos oníricos, y estamos muy influenciados por él. Creemos en la comarca del Empordá se respira ese aire surrealista que dejó el genio. 
 
¿Qué proyectos tenéis para 2018? Además de seguir con la fotografía, llevamos tiempo experimentando con la creación de piezas audiovisuales utilizando nuestro lenguaje visual. Algunos clientes ya nos lo han pedido.
 
 
¿Un evento del mundo del diseño que tengáis marcado en el calendario? Solemos asistir al OFFF, el Festival Internacional de la Cultura y el Arte y el Diseño Digital, que se celebra cada año en Barcelona, con creadores de todas las partes del mundo y de disciplinas diferentes. Brief Festival en Madrid también es otro evento de referencia.
 
¿Y de otros ámbitos? El Sònar o Arco. Siempre que viajamos nos informamos de actividades culturales o artísticas para aprovechar. Todo suma. 
 
¿Qué artistas os inspiran? Tanto creadores ya consagrados como emergentes de diferentes disciplinas creativas. Nuestras influencias más importantes son arquitectos como Tadao Ando y Ricardo Bofill, fotógrafos como David Lachapelle o Irving Penn, pintores como Salvador Dalí o Georges De La Tour, o diseñadores como Karim Rashid o los Eames. 
 
Un lugar inspirador… Japón, por su estética y su contraste entre su cultura ancestral y contemporánea. Nos encanta la comida japonesa.
 
¿Instagram nos ha hecho vivir en un bodegón constante? Instagram es una herramienta que ha permitido democratizar el acceso a la cultura visual. Es una red social como otras, en la que hay cosas maravillosas y mucha basura. Como cualquier herramienta, hay que saber utilizarla.
 
¿Cuál es la composición más loca que habéis hecho? Plastic ocean es uno de nuestros proyectos personales más recientes en el que construimos una especie de piscina a pequeña escala para el set. Queríamos contrastar la comida basura con la belleza artificial y por eso mezclamos hamburguesas, bacon o frankfurts con cuerpos articulados de muñecas para crear imágenes que provocaran diversas interpretaciones. 
 

¿Qué os gustaría que sucediese este año? Cuando nos encargásteis diseñar la portada del calendario de El Duende nos alegramos mucho porque desde hace tiempo teníamos ganas de introducir nuestro trabajo en Madrid. Así que, ojalá, en este 2018 podamos colaborar con gente y marcas de Madrid.    

I'm blue I'm pink. Pasaporte onírico