Advertisement

Quizá no reine como en la época del cine mudo o como antes de la reescritura del género que siguió a la Guerra de Vietnam, pero el wéstern no carece de signos vitales, y esto va también por la televisión, donde en los últimos años las plataformas de pago han avivado la llama que prendieron 'El Llanero Solitario', 'Bonanza', 'Gunsmoke', 'La casa de la pradera' o 'Walker'. 

Casas de juego para gatos y perros, pájaros y ovejas, murciélagos y conejos, caballos y peces, ratones y cobayas, e incluso canguros y tortugas. “Pet-tecture: Design for Pets” (Phaidon) explora el fascinante mundo de la arquitectura y el diseño para animales. 

La media naranja de Madame Sushita, Monsieur Sushita, desembarca en Madrid para ofrecernos los mejores y más variados platos de tradición japonesa con influencias de sus viajes por Marruecos, Perú, Tailandia o Hawái.

No era fácil ser mujer en el Salvaje Oeste, y llevar pantalones y una 38 al cinto no siempre mejoraba tus posibilidades. Hablamos de pioneras, forajidas, rancheras, aventureras… Algunas de ellas fueron violadas, esclavizadas, traicionadas o ahorcadas sin piedad. Irati Fernández Gabarain y Nerea Aguado son las autoras del fanzine Mujeres Legendarias del Lejano Oeste, publicado por Ediciones Armadillo.

Del 18 al 28 de octubre más de 100 bares y restaurantes del castizo barrio de Lavapiés forman parte de la VIII edición de este Festival Multicultural de la Tapa y la Música, Tapapiés.

 

La polifacética Coco Dávez, diseña un pañuelo solidario de la firma de moda Compañía Fantástica cuyos beneficios íntegros serán donados a Federación Española de Cáncer de Mama.

La marca de moda UGG® cumple 40. La firma fundada en 1978 por un surfista australiano en la costa de California, hoy forma parte del escenario mundial y es reconocida por su icónica bota clásica que, en su día, utilizaron los surfistas para mantener sus pies calientes. 

<
>

 
Elena Gayo

Conservar lo efímero
 
Por Paloma F. Fidalgo
 
El arte callejero se aclama y reclama no solo en los circuitos artísticos, donde siempre suscitó interés. La pregunta es cómo conservar esas obras, efímeras por naturaleza. Lo hablamos con Elena Gayo, Conservadora Restauradora de Bienes Culturales y directora del Observatorio de Arte Urbano.
 
El arte callejero está expuesto al sol, los balonazos o los tubos de escape. 'Nadie tiene la responsabilidad de cuidar nada', aclara Gayo. Pero esto no quiere decir que no sea conveniente. 'Se puede pensar que el muralismo ha surgido de forma espontánea, pero no es así', narra, 'en los 80 se pintaron murales en la calle', algunos incluso institucionales, 'como el de La paz, de Tierno Galván (en la plaza del Carmen) o el de la movida madrileña de Enrique Cavestany'.
 
Y si estas creaciones no se catalogaran y restauraran, 'todo lo posterior parecería surgir de la nada'. 
Salta a la vista que el arte urbano ha ganado adeptos en las instituciones, que hacen encargos comisariados. Y surge la cuestión de si invertir en conservar, no solo las versiones aseadas del arte callejero, sino también determinado grafiti, cuya excesiva penalización podría 'expulsar a adolescentes de la sociedad', sostiene, mientras que crear espacios para él 'ayudaría a una asimilación parcial'. Así, los restauradores de arte urbano 'somos activistas', califica Gayo, “actuamos de forma altruista para ayudar a concienciar de que en la calle suceden cosas interesantes”.
 
Junto con su equipo, han logrado apoyo público para restaurar el legado de El Muelle (Juan Carlos Argüello; 1965-1995), pionero del grafiti en España cuya obra merece conservación por estar ya concluida y porque él actuaba 'con una ética personal en la que defendía el respeto a los bienes privados', y además 'creó escuela', le debemos 'los Flecheros, autóctonos madrileños'. El Ayuntamiento ha prestado 'los medios auxiliares necesarios, muy básicos', y pagado 'los materiales a la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid'. Eso sí, 'no está previsto hacer el seguimiento de la restauración', lo que tocaría tras rescatar de la ruina y el olvido El grosor de Montera y la lona de la Galería Estiarte, 'que se conservaba en el Museo de Historia y ahora se expone por primera vez en la Imprenta Municipal'.
 
Gayo cree que 'es un error' trasplantar obras de la calle a galerías o museos, 'si no está justificado en el proceso creativo propuesto por el artista, porque al descontextualizar una obra se convierte en un florero'. Y la pregunta del millón: ¿cómo poner de acuerdo a artistas y vecinos en conservar murales de su barrio? Esa obra que 'se pintó de forma altruista como un regalo a la ciudad y se abandonó' se conservará si 'hay un punto de inflexión en el que es reconocida y llega a pertenecer a la gente'.
 
También se pueden esbozar criterios como que 'las obras lleguen a ser portadoras de unos valores importantes para un colectivo'. Y se debe trabajar el derecho de propiedad del artista, evitando 'el saqueo de las calles para terminar en salas de subasta', evitando robos y descontextualizaciones 'como el que sufrió BLU, en Bolonia, en 2017'. 
 

Conservar lo efímero en Madrid