Advertisement

Harry Dean Stanton en Lucky
Harry Dean Stanton en Lucky

Lucky. Una película modesta, frágil y a la vez recia como su protagonista, el genuino Harry Dean Stanton.

Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud
Leopold Museum Viena Foto Peter Rigaud

Nos vamos de viaje a Viena para visitar el rastro de Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser con motivo del primer centenario de su desaparición.

Con el street food instalado en nuestra agenda de ocio gastronómico, los mercados de abastos se convierten en la mejor opción para disfrutar de una buena comida.

<
>

 

 
Poética más política
 
Por Paloma F. Fidalgo 
 
Ya en sus tres álbumes previos, la banda Egon Soda, uno de los versos más libres del rock español, había cargado las canciones de contenido social y ambición literaria. Ahora, redoblan el voltaje en lo primero, El rojo y el negro del título no va por Stendhal. 
 
'Es rojo por las letras, que analizan la presencia de la política en nuestras vidas', explica Ferrán Pontón, letrista y guitarra, y negro por 'la influencia afroamericana', aunque 'siempre hemos mostrado inclinación americana', añade Ricky Falkner, vozarrón y bajo.
 
¿Frecuentáis los mercados? F: Soy un enamorado de los mercados y mercadillos. Me gustan los olores penetrantes y casi invasivos de las pescaderías y las tiendas de salazón. Vivo cerca del Mercado de La Concepción en El Ensanche barcelonés. Pero es un mercado caro, y aparte de la verdura, que compramos en un puesto aquí (regentado por una familia en la que el chico de la tercera generación es batería de un grupo de hardcore), el resto de la compra la solemos hacer en un mercado biológico (mi mujer es celíaca severa). Además, soy un fan incondicional de los bares de los mercados, ya desde pequeño ir a desayunar al café del mercado de Les Corts con mi abuela era uno de los mejores momentos de la semana. Ahora me doy cuenta de que la echo de menos...
 
Y al mercado lanzáis un disco de contenido muy político. ¿La música española lo ha perdido, en general? R: No creo, si te pones a reunir letras con contenido político, encuentras más de las que parece. A lo mejor no tienen aquel formato del cantautor protesta de los años setenta, pero hay compromiso e incluso creciente, creo que porque ya resulta imposible quedarse al margen de ciertas cosas que han ido ocurriendo. F: La crisis económica, sobre todo. Otro indicador de ese interés es que el libro más vendido en los últimos meses haya sido Patria.
 
A la palabra rojo se le da un sentido despectivo. F: Nunca me he tomado esa palabra como un insulto, pero sí se ha entendido así en España. Seguramente tanto 'rojo' como 'facha' hayan perdido ya su significado para utilizarse sólo como arma arrojadiza. Llamamos 'facha' por cualquier cosa. 
 
¿Cómo veis a la izquierda en España? F: Hemos visto una izquierda renovada que parecía que tenía apoyos, pero al llegar las elecciones, se ha desinflado. Quizá debía ser así, porque probablemente falte mucho camino por recorrer. Propuestas por mejorar. Arriesgar, actualizar programas. Suele criticarse a la izquierda que está fragmentada, pero es que el pensamiento crítico es de izquierdas. 
 
El disco es temático en sus canciones, y cuestionáis la Transición o habláis de la lucha de clases F: Yo nací en el 76, y la canción sobre la Transición habla de cómo viví aquello y cómo se vive hoy, porque creo que esos episodios hay que valorarlos con distancia y no solo han de hacerlo, como algunos parecen sugerir, quienes los organizaron. La lucha de clases es un concepto con el que crecí y que define mi visión del mundo, aunque me ha hecho pensar en tener una actitud menos combativa. /

Poética más política. Egon Soda