Advertisement

ENTREVISTA

Veline Ong y Concha Romero Márquez,

Entre Oriente y Occidente

Por Rubén Arribas

Foto: Veline Ong y Concha Romero Márquez por © Paco Gómez

Una es una mujer china, una muy importante empresaria que se ha hecho a sí misma de arrolladora personalidad y contagiosa fuerza. La otra es periodista, una de esas mujeres capaces de perseguir sus sueños que aún confía en la gente y por cuyas venas corre sangre que ha sido historia de la cultura de nuestro país.

Ambas se unen para hacer de puente entre Oriente y Occidente, para romper barreras entre chinos y españoles, potenciar los negocios entre ambas comunidades y acercar sus culturas. Son Veline Ong y Concha Romero Márquez y las puedes escuchar todos los sábados a las 12 en Radio Intereconomía. Veline Ong es el programa al que da nombre la propia empresaria. La idea fue de Concha con gran experiencia en la radio y que conoció a Veline cuando la entrevistó en su programa con Nieves Herrero donde reconocen que hubo una conexión inmediata entre ambas. “Soy una apasionada de China, hay una gran comunidad china en España de la que hay una idea muy equivocada.  Me parecía que había una gran oportunidad”. Veline, con grandes conocimientos de negocios, hostelería o marketing, se había convertido en una de las pocas portavoces de la comunidad china en España tras haber superado su miedo escénico en distintos platós de televisión y numerosas entrevistas. “Nunca había hecho radio y me pareció la oportunidad perfecta para superarme y un nuevo reto donde podía ayudar a muchas personas”. Veline ha sido testigo de esa gran transformación que se ha reafirmado con la última visita del presidente chino Xi Jinping y con la celebración del año chino en Madrid que se ha convertido en un gran evento, como puede ser el Orgullo, para los madrileños y para turistas. “En España hemos pasado del ‘no quiero y no me apetece’ a tener una gran apertura hacia China y una gran curiosidad. Por otro lado, la primera generación china que vino aquí no hablaba el idioma, no tenían grandes recursos, ni conocían la cultura española, y sus posibilidades eran montar un Todo a cien o un restaurante tradicional. Ahora es muy distinto. Los niños han nacido aquí, cambia su cara y sus ojos, pero han compartido su educación en el colegio con los niños españoles y mantienen su cultura por sus padres. Las nuevas generaciones en España van a ser brutales”.

El amor de Concha por la radio viene de su abuela, Concha Piquer. “Ella se ponía la radio todas las noches, era una gran aficionada, y yo me dormía escuchándola”.

Veline es una persona muy cercana y natural, pero vuela muy alto. Ahora está muy interesada en las huevas de caracol para el nuevo mercado gourmet aunque su sueño es tener su propia aerolínea de jet privado. “A mí nunca me ha movido el dinero. No soy una persona que gaste mucho y estoy muy comprometida con las causas sociales y sobre todo las que afectan a los niños. Mi madre murió cuando yo tenía 12 años pero me enseñó que con amor y bondad se pueden conseguir esas cosas que nadie puede ver y que eso es la magia. Sigo teniendo una conexión con ella enorme. He escrito un libro que espero publicar este año inspirado en mi madre y mi hija”.

El programa lo mismo trae a una persona que toca el erhu, el violín chino, que a un experto en jamón o a Maria Li Bao empresaria de la cadena de restaurantes Shangai Mama, aunque destacan que la música en directo tiene un lugar privilegiado “porque es un arte que entiende y acerca a todo el mundo y que posee un poder sanador”. Así ambas se reconocen grandes admiradoras del flamenco; arte que como ninguno gusta a ambas naciones.  

Para Concha, “la radio siempre tiene que ser un servicio social, tiene que ayudar a las personas, aunque sea a no estar solos, porque la soledad es una de las enfermedades más grandes que hay en el mundo”.

Respecto a las mujeres que admiran Veline se declara una gran apasionada de Madonna “de su historia, no de su escaparate”. Concha se muestra admiradora de las mujeres que han traspasado las fronteras del conocimiento en un mundo de hombres como Marie Curie o la madre Teresa de Calcuta. Y claro, de su madre y de su abuela “que fue una grandísima trasgresora que creó un género de música en este país”.  

Verline como mujer emprendedora en EEUU, China o España ha tenido que romper muchas barreras. “En mis inicios tenía reuniones con veinte hombres alrededor de una mesa y yo era la única mujer, china, guapa y joven. Siempre había muchas bromas, pero tenía que demostrar más y por eso me preparaba muchísimo. Tengo mucha fuerza para negociar. Una vez un empresario me dijo que tenía para los negocios, más que dos ovarios, un par de cojones. Le entendí y le di las gracias, pero le dije que no se trata de cojones grandes sino de negocios grandes y felices”

Esta no es más que la pequeña historia de dos mujeres. Esas que mueven y construyen las ciudades y sirven de inspiración. Como dice Veline “somos mujeres y somos la hostia”. Y yo lo suscribo.  

Agradecimientos: Gran Hotel Inglés (Echegaray, 8. Madrid).

Entrevista: Veline Ong y Concha Romero Márquez, entre oriente y occidente