Advertisement

“Brava” es el viaje sensorial de dos creadoras cuyos imaginarios vitales y artísticos se unen, complementan y entremezclan en un recorrido de doble dirección: dos formas de mirar, de narrar, de retratar.

De la mano de la cerveza El Águila, el Calendario de la Cultura de la revista El Duende quiere que descubras un Madrid lleno de tendencias y nuevas experiencias culturales auténticas.

Del 2 al 29 de febrero en la Cineteca llega a Matadero un ciclo del mítico estudio británico Aardman bajo el título ‘Aardman.

<
>

rest-carpet - attua

Casas liliputienses

Los altillos, las paredes correderas, los muebles móviles y polifuncionales se han convertido en la solución a la falta de espacio de la vivienda actual generada por su abusivo precio unido a los exiguos sueldos. Casas en las que para dormir hay que abrir el sofá-cama, no sin retirar el mueble de la tele y las sillas del salón-cocina-dormitorio (el conocido como espacio “3 en 1”). Un altillo transforma un mini-piso en un duplex. La famosa crisis económica mundial sumado al ingente número de aprovechados (especulación inmobiliaria) está dando lugar a situaciones surrealistas como la del “3 en 1”, las mobile home o alquilar habitaciones a cambio de sexo. Así, lo que realmente está en peligro de extinción son las casas dignas que, imposible obviarlo, permiten llevar una vida homónima. Pero, lamentándolo mucho, no queda otra opción que vivir en espacios liliputienses. ¿Recuerdan las espaciosas casas parentales de 80, 100 y 120 metros cuadrados que tanto disfrutamos siendo niños? Hoy en día, eso ya forma parte de la Historia y den saltos de alegría si consiguen los 30 metros cuadrados perfilados por el Gobierno y alguna que otra ventana al exterior. Afortunadamente, “la necesidad agudiza el ingenio” y nadie mejor que una diseñadora de muebles para darnos posibles soluciones a las casitas pin y pon. No todo van a ser entierros.

Attua (Ávila, 1981) piensa en casas pequeñas; Ha “diseñado una serie de muebles y objetos que aprovechan mejor el espacio, los materiales y los recursos mediante la bifuncionalidad”. Entre sus diseños encontramos “Rest-carpet, una alfombra que al hincharse se convierte en cama ocasional; recibidoor, una puerta que en la cara interior lleva un espacio para almacenar; aparatable, un aparador con un montón de sitio para guardar cosas que lleva escondida una mesa y paco, una lámpara de pie y perchero”. No se le puede negar creatividad e ingenio, pero nuestra pregunta no puede ser otra, ¿crees que 30 (o menos) metros cuadrados dan para una vivienda digna? Y su respuesta es lógica, aunque discutible, “La vivienda no es más o menos digna según los metros. La ubicación, las calidades, el equipamiento, la orientación de la casa e incluso los vecinos son factores igual de importantes que el tamaño y no se tienen en cuenta. Además, una casa de 30 metros cuadrados es perfecta para gente que vive sola; es absurdo buscar una casa propia de una familia con hijos cuando vives solo”. Si antes lo normal eran cifras de 80-100-120, ahora son famosos los 30. Nos preguntamos cómo será la vivienda del futuro y Attua responde, “siendo realista, no creo que sea muy distinta a la de ahora. Nos gusta la palabra innovación, pero realmente no nos gustan los cambios. Cambiarán la altura de los techos, los materiales de construcción o el color de los cojines, pero en el fondo serán prácticamente iguales”. ¿Cuál o cuáles serán, entonces, tus proyectos futuros como diseñadora? “Trabajaré con lámparas y también con porcelana”. Afortunadamente gente como Attua aporta soluciones para casas reales y economías endebles. Todo un lujo.
www.attua.net

Txt: Inma Flor
En foto: Rest-carpet

Casas liliputienses