Advertisement

El aterrizaje inminente de 'Superlópez' en las pantallas grandes (protagonizada por Dani Rovira) ha convertido 2018 en el año de Jan, creador del personaje en los tebeos.

Entre las joyas internacionales que nos acerca este año el Festival de Otoño, destaca el premiadísimo montaje Lokis, del director polaco Lukasz Twarkowski, que arrasó en los Premios Nacionales de Teatro de Lituania.

DANZA: marta Izquierdo vuelve a su Madrid natal para bailar en Naves Matadero.

Regalar es un arte en el que se conjuga buen gusto, empatía y una pizca de suerte. Acierta con el regalo mirando el pasaporte. La cultura de cada país condiciona mucho a la hora de sorprender con un presente… para bien. Te anotamos algunos consejos que hemos recolectado.

Alicia Sornosa fue la primera y única mujer de habla hispana en dar la vuelta al mundo en moto y desde entonces no ha dejado de recorrer kilómetros con fines solidarios. 

<
>

Bocata de calamares de Juanyta me mata

Icono madrileño: el bocata de calamares.

La gastronomía en Madrid vive un momento de esplendor. Locales de alta cocina y chefs con reconocimiento internacional hacen de Madrid una ciudad de referencia en la gastronomía mundial. También los típicos platos castizos están a la altura. El más icónico de ellos es el “bocata de calamares” que, además de seguir triunfando al estilo tradicional, ha sido reinventado por numerosos chefs. Porque Madrid no tiene mar pero sí unos calamares de escándalo.

Cada cual tiene su secreto pero he aquí un par de ejemplos: “un pan reciente, unas buenas rabas de calamar con un rebozado crujiente y el toque del alioli casero”, como explican en Verbena, donde apuestan por la calidad del producto y el bocadillo clásico. También ha sido reinventado por grandes chefs que ven en este plato una seña de identidad de la capital y, por ello, no puede faltar en su carta. José Luque, chef del restaurante El Jardín (Hotel Intercontinental Madrid) apuesta por “cambiar el pan clásico por el chino, para que quede crujiente por fuera y esponjoso por dentro, además de utilizar chipirones y añadir alga nori para que el conjunto recuerde aún más a mar”.

Chamartín

Evboca (Pradillo, 4). Autor: Carlos Moreno. Su chef hace unos pinchos que dejan sin habla. El bocadillo de calamares se transforma en su cocina, con el pan de tinta negra, las cintas de calamar y el ali oli de pera, dándole un punto diferente. Precio: desde 3,9€.

Chamberí

Hotel Intercontinental (Paseo de la Castellana, 49). Autor: José Luque. El bocadillo de calamares sufrió una revolución en las cocinas del Intercontinental hasta transformarse en un bocatín de pan chino con patitas de chipirón y alga nori, además de un toque de ajo y perejil. Una explosión en cada bocado. Precio: 15€ (dos bocatines).

Sol / Gran Vía

StreetXO(Gourmet Experience Callao, Plaza del Callao s/n). Autor: David Muñoz. El bar de tapas más macarra, creativo y animado de Madrid también cuenta con este manjar. En su caso, la base es un bizcocho de curry al josper, emulsión de trufa fermentada y kétchup de tamarillo. Precio: 14€.

La Campana (Botoneras, 6). Famoso por loscasi 20 centímetros de bocadillo crujiente y tierno a la vez gracias a las anillas de calamar. Siempre lo sirven acompañado de un pequeño aperitivo. Precio: 2,7€.

El Respiro (Infantas, 34).Un lugar de esos en los que con dos cañas ya has comido gracias a que las acompañan de una suculenta tapa. Sus bocadillos de calamares son un gran placer para recordar, más concretamente de media barra en pan. Precio: 5,2€.

Malasaña / Chueca

Bar Verbena (Velarde, 24). Un local joven que apuesta por los platos más clásicos de la gastronomía española sin faltar el bocata de calamares, presente siempre en las tardes de fútbol o los domingos de cañas. Precio: 5,8€

La Tape (San Bernardo, 88). Especializado en cervezas artesanales y servicio de “tape away”, propone uno hecho con molletes (pan redondo con mucha miga) entintados, calamares y un suave alioli. Precio: 9€.

Barrio de Salamanca

El Barril Express (Alcántara, 73). Por algosu bocata de calamares (con mahonesa de lima) ocupa el primer puesto de la pizarra que anuncia los estupendos bocadillos del local. Precio: 5,7€.

Juanyta me mata (Diego de León, 60).Autora: Juanyta Reinoso. Bocadillo tradicional de calamares rebozados en aceite de oliva virgen en pan de chapata, servido con ali oli aparte con patatas fritas. Precio: 8€.

Argüelles / Princesa

Los Bocadillos (Marqués de Urquijo, 1).Un clásico de la zona de Moncloa que propone también un clásico y logran un gran bocadillo con con calamares jugosos y bien rebozados dentro de un sabroso pan. Precio: 3,5€.   

Texto: Elena Rojo. Foto: en esta noticia, Juanyta Me Mata; en cabecera,  Bar Verbena; en sumario: Hotel Intercontinental. 

Icono madrileño: el bocata de calamares